Vivir en el presente

Se dice que salud y felicidad están en nuestras manos, aunque no siempre es así. En lo que sí podemos invertir es en cuidar la alimentación y las buenas actitudes; la mayoría de las personas van por la vida sin apreciar su salud hasta que algo grave les sucede.

Muchas personas viven atrapadas en las rutinas diarias, preocupadas por el salario de un trabajo para pagar los servicios y los objetos materiales del consumismo. Saturarse de estrés y tensiones resulta dañino para la salud mental, sería bueno reflexionar si es indispensable pagar un carro de reciente modelo o tener a los hijos en la escuela más costosa de la ciudad cuando los programas de estudio son similares en otras más accesibles. Atrapados en una cultura consumista que nos puede llevar a la autodestrucción.

 

La sabiduría de la antigüedad nos ofrece consejos prácticos destinados a conseguir la armonía de mente, cuerpo y espíritu, en lugar de gastar en fármacos costosos, vacunas y placebos que venden aprovechando el temor a vivir. Les voy a compartir consejos prácticos destinados a recuperar la paz interior y la seguridad en sí mismos. Hábitos saludables que mantienen el sistema inmunitario en equilibrio.

 

La mayoría come para mitigar el hambre, pero no para nutrirse, maltratan su cuerpo ingiriendo productos industrializados, tabaco y alcohol en exceso, bebidas azucaradas en lugar de agua. Ingieren la pastilla para dormir porque con tantas actividades desequilibraron el ciclo natural, sueño-vigilia. Dormir pocas horas se convirtió en una costumbre generalizada, gran problema desde que apareció el internet y las redes sociales. La adicción a los dispositivos se volvió la más democrática: ricos y pobres están atrapados; la obesidad es una de sus consecuencias.

Tratando de mitigar el problema, en China acaban de decretar estrictas medidas para niños y adolescentes sobre el uso de los videojuegos; pero qué paradoja, China es uno de los mercados más grandes de videojuegos. El gobierno determinó que los menores de 18 años no podrán jugar en línea más de tres horas a la semana, después de las ocho de la noche, los viernes y los fines de semana. De manera que incrementarán la supervisión de las empresas de videojuegos. El líder Xi Jinping lanzó la campaña contra lo que considera influencias nocivas, le llamó el “opio espiritual”.

 

Otro tema importante es el movimiento, la falta de ejercicio, nos volvimos sedentarios. Nadie ignora que es indispensable, pero no todos saben sus ventajas, más de veinte minutos de ejercicio aeróbico eleva las endorfinas, la morfina natural que mejora el estado de ánimo y contrarresta la depresión.

Los cerebros acelerados es una condición generalizada, el déficit de atención no es una patología que afecta a los niños, es el resultado de tantos estímulos, la inseguridad y la incertidumbre en la que vivimos. Los pensamientos pesimistas y negativos afectan la salud en todos los órganos, una mente saturada con pensamientos negativos como miedo, rabia, resentimiento, avaricia, afecta la fisiología de todos los órganos, de la felicidad y la productividad.

 

El placer sexual con amor es una de las mejores vitaminas, es gratuita, solo necesita despertar los sentidos, disfrutar el proceso no estar preocupados por el final. Requiere de imaginación, erotismo, creatividad, recuerdos, olores, sensibilizar el oído, el tacto. La sensación táctil descansa en la piel, el órgano más sensitivo de nuestro cuerpo, las zonas más sensibles son la punta de la lengua, los labios, la punta de los dedos, el dorso de la mano y la cara. Los corpúsculos de Meissner en la dermis detectan las caricias, las hendiduras. Las células de Merkel, una combinación del sistema nervioso y endócrino, están localizadas en la epidermis, son las más sensibles y sirven para descifrar la escritura Braille. El sentido del tacto es el más confiable para el ser humano, más que la vista, ya que es la forma de certificar la existencia de algo, por eso los bebés todo lo tocan y lo llevan a su boca. Cuando sentimos dolor, presión o calor, los receptores envían señales eléctricas y químicas a las neuronas, que a su vez transmiten el mensaje hasta regiones especiales del cerebro y luego a las áreas sensoriales, es cuando hablamos de estímulos. Es preocupante hoy en día, como resultado de los cerebros acelerados los sentidos más primitivos están desconectados, lo que genera una búsqueda; sin saber en dónde encontrar la satisfacción.

Todavía estamos inmersos en la incertidumbre, en el temor del contagio por este virus del miedo. La pandemia nos deja aprendizajes, los planes a futuro pueden esperar y no es momento para darle vueltas al pasado. Las redes sociales han sido un factor importante para producir psicosis social, la mayoría ha perdido la confianza en sí mismo, temerosos por tantos fallecimientos. Enfermos tan medicados que en lugar de mejorar se agravan, hasta el oxígeno mal aplicado es motivo de fallecimientos. Es un hecho, “la medicina del futuro debe promover hábitos de vida saludables”.

¿Qué significa vivir el presente?

  • Ser optimista, pero vivir de manera realista.
  • Ser empáticos. No egoístas, cuidar las redes de apoyo, servir para ser servido. La empatía, es la base de la educación en valores, esta se transmite desde los niños.
  • No juzgar tan a la ligera. La gente hoy en día no razona, no piensa, juzga, se deja llevar por lo que hacen todos, ya lo dice un dicho: “si ves las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”, lo que significa hacer lo que hacen todos.
  • Aprender a poner nombre a las emociones y regular la intensidad. Desde pequeños enseñar a los niños a identificar las emociones: vergüenza, envidia, coraje y tristeza. Es increíble la confusión, lo veo en mi consulta, mamás que están llorando, se acerca el niño y le pregunta qué le pasa, acto seguido, la mamá se limpia las lágrimas y sonríe, el niño se queda confundido. Luego se quejan de que los hombres son insensibles, además les dicen que no lloren. El reclamo, la aclaración, el coraje está tan mal visto, lo tienen que esconder.
  • Valorar la autoestima, conocer las potencialidades y las limitaciones. Eso de decirles a los hijos “eres muy bueno en todo” y “todo lo puedes hacer”, es mentira, tenemos limitaciones La autoestima se alimente desde el realismo.
  • Aprender a tolerar la frustración, no todo está en nuestras manos, a los niños hay que darles herramientas para que se puedan enfrentar a las dificultades.
  • Hacer uso de la comunicación asertiva. Podemos identificar tres tipos de comunicación: agresiva, sumisa o pasiva y asertiva. La persona agresiva impone su voluntad; la pasiva o sumisa acepta lo que los otros dicen “lo que tú digas, lo que tú quieras”. La asertiva respeta las opiniones del otro, empodera, tolera y acepta las diferencias. Respetar y darse a respetar es arte de la educación.

 

Recomendaciones

  • Estar atentos, ser reflexivos. A cada acción una reacción.
  • Hacer una tarea a la vez. No varias estando distraídos como lo hacemos hoy, estamos en todo y en nada.
  • Estar conscientes de que vamos a morir, pero vivir en el presente: alimentarse, dormir, ejercitarse y disfrutar la vida. Preguntarse: ¿trabajas para vivir o vives para trabajar?
  • Rabindranath Tagore, Premio Nobel de literatura (1913) nos deja varias enseñanzas: “La fe engaña a los hombres, pero da brillo a la mirada”, “Aunque le arranques los pétalos, no quitarás su belleza a la flor”, “El amor es el significado de todo lo que nos rodea. No es un simple sentimiento, es la verdad, es la alegría que está en el origen de toda creación”, “Puedes dejar que los pájaros de la tristeza sobrevuelen tu cabeza; pero no puedes permitir que aniden en ella”.

* Rosa Chávez Cárdenas es psicóloga, homeópata y terapeuta. Visita su sitio web: www.rosachavez.com.mx Síguela en: https://www.facebook.com/DrRosaChavez y https://www.facebook.com/Tratamientointegral/ Comentarios a la autora: [email protected]

Los comentarios están cerrados.