Cinco tips para empezar el año nuevo cuidando tu mente y tu cuerpo

El 2020 llegó y todos deseamos empezarlo con el pie derecho. Es imposible negar que, en esta temporada, los planes y propósitos rondan nuestra mente, y ya sea que estés pensando en perfeccionar hábitos o mejorar tu rutina, el inicio del nuevo año es el mejor para impulsarte a iniciar pequeños y grandes cambios.

Cualquiera que sea tu objetivo, su misión principal siempre será hacerte sentir mejor y aunque ver algunos resultados toma tiempo, la clave está en ir poco a poco, aprendiendo a prestar atención al momento que estás viviendo para que puedas convertirlo en una práctica diaria que te brinde bienestar, por lo que te compartimos algunas ideas para lograrlo.

#1 ¿Por qué no intentar una ruta diferente?

Romper viejos hábitos es bueno para tu mente y recorrer una ruta desconocida vuelve a activar tu cerebro, dejando a un lado el modo “piloto automático”. Cuando te aventuras fuera de tu zona de confort, incluso puedes descubrir cosas diferentes y únicas: una obra arquitectónica escondida, un hermoso paisaje, un museo poco conocido o algún restaurante que no sabías que existía.

 

#2 Toma un respiro entre la naturaleza

Relájate y aprovecha al menos cinco minutos en un entorno natural, como un parque o jardín, simplemente sintoniza cada uno de tus sentidos y trata de enfocar toda tu atención en notar cada detalle. Este es un pequeño ejercicio de conciencia plena que te ayudará a recargar tu mente y llenarla de pensamientos positivos. Si quieres llevar tu momento de relajación un paso más adelante, también puedes usar apps como Calm, que tiene contenidos centrados en el bienestar integral como meditaciones guiadas en la gratitud y concentración para poder desarrollar una clara conciencia propia en todo momento.

 

#3 Haz de las plantas tus mejores amigas

Tener plantas en casa no sólo mejor la estética y calidez del espacio, también brinda beneficios a tu salud física y mental, ya que de acuerdo con investigaciones pueden eliminar hasta el 87 por ciento de las toxinas que están en el aire por 24 horas, reducen el polvo y mejoran tu estado de ánimo. Ahora bien, si las plantas ya son un elemento de tu hogar, puedes potencializarlas armando un mini huerto de donde tomes alimentos para sumar en tu comida diaria, como menta, cilantro, albahaca y perejil.

 

#4 Energiza tu cuerpo

El ejercicio no sólo te ayudará si buscas mejorar tu forma física este 2020, también es un aliado clave para que duermas mejor, además de que se ha demostrado que diferentes prácticas de ejercicio, como el yoga, puede disminuir la producción de cortisol, la principal hormona del estrés, mejorando así la salud en general. Estés donde estés, y hagas lo que hagas, es fácil practicar yoga durante 15 minutos al día, y con su sinergia única de trabajo corporal y respiratorio, es perfecta para empezar a crear una rutina.

 

#5 Dile “hasta mañana” a la tecnología

Se ha descubierto que la luz transmitida por la televisión, los teléfonos y pantallas de computadoras interfiere con el ritmo circadiano del cuerpo; de hecho, un estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de Harvard encontró que determinadas frecuencias de luz interrumpieron la producción de la hormona inductora del sueño. Apaga los aparatos y televisores por lo menos una hora antes de acostarse y aprovecha esos minutos para leer un libro y disfrutar tu tiempo desconectándote completamente del mundo virtual.

 

Recuerda que la importancia que le damos a nuestra salud es esencial en nuestra rutina diaria y que simples hábitos pueden ayudar a reducir el estrés y enfrentar el nuevo año con la mejor actitud.

 

Calm es una marca líder mundial de salud y bienestar al ser la aplicación número uno para el sueño, la meditación y la relajación. La compañía tiene la misión de hacer que el mundo sea más feliz y saludable. Con cientos de horas de contenido de audio original, la aplicación Calm ayuda a los usuarios a hacer frente a algunos de los problemas de salud mental más importantes de la era moderna, como la ansiedad, el estrés y el insomnio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *