El viaje hacia la introspección del otoño

A través del paso de las estaciones del año puedes observar tu propia evolución interior. Después de la exaltación del ánimo estival marcado por planes constantes al aire libre, por el contrario, los días más breves del otoño propician ese encuentro contigo mismo a través de la introspección de sensaciones, reflexiones y pensamientos.

 

El otoño es una de las estaciones más bonitas del año ya que el verano aporta significado al invierno de la vida, así como la primavera del espíritu es el contrapunto de la magia anímica otoñal. ¿Cómo fomentar la introspección durante el otoño?

 

1.- Continúa con muchas de las buenas costumbres del verano. Por ejemplo, que la vuelta al trabajo no signifique que dejas de lado tus relaciones personales. El ocio es vida. Establece rutinas. Por ejemplo, convierte el viernes por la tarde en tu momento preferido de la semana al quedar con tus amigos.

2.- Toma a la naturaleza como tu punto de inspiración. Así como ahora caen las hojas de los árboles de un modo natural, tú también puedes dejar que se desprendan de las raíces de tu esencia el peso del miedo, la inseguridad y todo aquello que sobra en tu mochila emocional. Observa el paisaje cubierto por hojas como una invitación hacia el desapego, es decir, hacia la renovación emocional porque eres más libre cuanto menos dependes de tu zona de confort.

3.- La ilusión de los nuevos comienzos a través de proyectos de trabajo, metas personales, viajes estacionales, ilusiones sentimentales, de familia o amigos. Desde este punto de vista, mientras que muchos proyectos quedan totalmente adormecidos durante el verano, esta visión optimista del otoño como punto de partida de un nuevo comienzo, es un elixir de bienestar.

4.- Márcate retos. Por ejemplo, intenta practicar durante todo el otoño alguna acción que no acostumbres a hacer habitualmente, pero que quieres convertir en hábito. Reflexiona al respecto sobre cuál va a ser tu reto en esta estación.

5.- El otoño sale a tu encuentro. Tú puedes salir al encuentro de la vida a través del abrazo interior. Por ejemplo, puedes dar la bienvenida a esta estación escribiendo una carta de gratitud hacia el otoño, hacia la vida en este contexto temporal como escenario de bondad en el que, ojalá, se cumplan todos tus propósitos.

6.- Organiza rutas y excursiones para descubrir nuevos paisajes. Practica la consciencia en esos paseos. Es decir, intenta observar con detalle tu entorno, escucha los sonidos del campo y aprecia los aromas de la vegetación.

Disfruta del otoño con la máxima felicidad como protagonista de esta estación mágica.

 

* Maite Nicuesa Guelbenzu, coach en mobifriends blog, red social para conocer gente y hacer amigos. Puedes seguir sus publicaciones a través de mobifriends en Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *