Dime qué “facebookeas”

Uno de los verbos más conjugados en la actualidad es, sin duda “facebookear”, y es que, ¿quién no tiene perfil en la afamada red? Las infinitas posibilidades de contactar no sólo a las antiguas amistades sino hasta de ampliar —y por mucho— tu círculo social, convierten a Facebook en una adicción. Si eres parte de este “vicio”, seguro, esto es para ti.

De la mano del placer de reencontrarse con alguien, se encuentra la parte oscura, esa que nos lleva a alejarnos de una persona porque simplemente nos percatamos de que la manera en que se conduce en Facebook no tiene nada que ver con el individuo que hemos tratado por determinado tiempo. De pronto, esa ‘amiga’ que todos sabemos que es desconsiderada con sus padres, un buen día cita lo siguiente: “Feliz disfrutando de un inolvidable domingo con mis papis” y qué tal aquél que no para de presumir sus viajes, el ascenso laboral que consiguió y hasta el que nunca disfrutado el fútbol, pero ahora se vive como ferviente seguidor del equipo que lidera la tabla de posiciones.

Quiero ser popular
¿A qué se debe ese cambio tan radical de personalidad? De acuerdo a Eva María Esparza, académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), esto responde a la necesidad de sentirse aceptado, agradar y pertenecer o ser parte de algo o alguien: “Estas carencias pueden hacer que caigamos en errores que van desde exhibirnos o comprometer la privacidad, hasta intentar construir o fortalecer nuestra autoestima en función de cuántos amigos o seguidores tenemos, o de qué tantos comentarios recibimos respecto a lo que publicamos”.

Hay quienes se obsesionan por demostrar que tienen éxito, popularidad, poder o cualquier cualidad que los haga sentir superiores a los demás, y en el “Face” muestran que tienen una familia o pareja perfecta, viven de fiesta y son siempre felices, además de creer que son atractivos y asediados.

“Mucha gente intenta llenar diferentes vacíos en las redes sociales, pero esa no es la forma de lograrlo. La personalidad, el concepto que tenemos de nosotros mismos y la autoestima son un trabajo individual que no se basa en la fotogenia o la cantidad de contactos que tengamos”.

Despide a los paparazzi
Además de ser un medio de contacto y expresión, las redes sociales brindan la oportunidad de controlar la propia privacidad y la imagen que hacemos de nosotros mismos. “La virtualidad hace que seas anónimo, puedes decir y hacer lo que quieras. Te puedes volver una estrella del momento”, comenta Eva María Esparza.

Por eso es importante poner atención a la manera en que nos conducimos en las redes sociales, pues éstas representan un espacio ideal para mostrar tu mejor cara, ligar o atraer la atención. Pero si no se usan con responsabilidad, pueden llevar no sólo al autoengaño, sino al engaño de los demás, a querer ser populares a costa de lo que sea o a buscar llenar vacíos y generar estados de ansiedad.

“Antes, para ser populares, los atributos o cualidades se tenían que ver. Ahora se pueden construir con estas redes, es como si se tratara de un espejo que en lugar de reflejar lo que realmente somos, muestra lo que queremos ser, es decir, una identidad prestada. Con esa identidad que no es real podemos intentar compensar o eliminar lo que nos acompleja en la vida real”, afirma la especialista.

No hay nada qué demostrar cuando estamos seguros de la persona que somos, de los afectos que tenemos y la forma en que éstos nos ven y nos valoran. Esa es la realidad que no se actúa. Tal vez podamos causar un impacto fugaz en quienes nos siguen, cuando nos creamos una personalidad que no va acorde con la real, pero quizá es momento de levantar una pequeña encuesta: ¿cuántos de nuestros seguidores nos han eliminado de sus contactos? Y quienes nos conservan ¿qué piensan de la nueva imagen que tenemos? Tal vez las respuestas no nos gusten, pero puede ser un buen momento para ser el mismo de siempre.

Sabías que…
– México está entre los 10 primeros países con más usuarios de Facebook, con 18.5 millones de cuentas.
– Facebook tiene una de las audiencias más activas: casi 36 millones de usuarios actualizan su estado cada día y pasan en promedio más de 55 minutos al día en la página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *