Esta fragancia es una lujosa oda a la belleza femenina

El soplo de un sueño. Una búsqueda de lo absoluto. Una oda a la mujer, fuente de inspiración sin límite para René Lalique, que ensalzó su figura en su obra.

Rêve d’Infini es una fragancia marcada por el infinito: un símbolo en forma de ocho que esbozaba en las joyas Art Noveau imaginadas por René Lalique. En 2012, el motivo se convierte en la expresión de una vuelta a los orígenes, presentado en oro y en diamantes para la colección Ardente, marcando así el renacimiento el departamento de alta joyería de Lalique. Hoy, con Rêve d’Infini, este símbolo de eternidad femenina se traduce en notas olfativas. Infinitamente sensual y radiante.

 

Chispeante, sensual y llena de color, Rêve d’Infini celebra la eternidad femenina a través de un ramo de flores recién cortadas. Para su composición, el perfumista Richard Ibanez ha seleccionado ingredientes naturales refinados de gran delicadeza. Pura y tililante, la bergamota ilumina la acidulada carnede un lichi con toques de rosa. La fresia, que aúna en su fragancia el néctar de frutas y el embriagador perfume del jazmín, es la que le otorga a Rêve d’Infini su corazón floral. Un corazón en el que se expande el símbolo mismo de la feminidad: la elegancia del absoluto de rosa, satinada por la frescura del melocotón, que sirve de apoyo al vigor del cedro. Un sedoso fondo de vainilla, musgo y sándalo prolonga sobre la piel esta sutil armonía de acordes que evoca el eterno ciclo de la vida, de la flor al árbol, pasando por el fruto.

 

El frasco (y al mismo tiempo joya) de Rêve d’Infini, de inspiración Art Déco, presenta un diseño de líneas depuradas y de una modernidad elegante. Himno a la belleza femenina, de curvas suaves decoradas con un degradado de vidrio satinado que evoca tanto el propio cristal como la delicadeza aterciopelada de la piel. El frasco de satinado degradado encierra una fragancia rosa pálido. Está decorado en el cuello con un anillo de oro rosa en el que se ha grabado el motivo «Ardente». El nombre de la fragancia, también en oro rosa, se encuentra estampado con calor sobre el frasco. El motivo «Ardente», en oro rosado brillante, está fijado mediante prensado térmico en la superficie del estuche rosa pálido. Una banda en gofrado lleva el logotipo y el nombre de la fragancia. Como último detalle, el interior del estuche cuenta con la impresión de un símbolo del infinito.

Disponible en departamentales de lujo. Para más información consulte el sitio web: https://www.lalique.com/

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *