La importancia del amor en la vida

Cualquier cosa que sea el amor o el acto de amar, nos queda claro el origen noble e inmenso de este sentimiento capaz de unir y hacer que las personas, al vivirlo, se trasformen logrando que sus vidas adquieran un sentido diferente y con un más alto valor. Esta es una breve reflexión acerca del tema que he desarrollado en mi libro El arte de vivir con sabiduría, se las comparto.

La palabra ‘amor’ la define el Larousse como: afecto o inclinación a una persona o cosa; sentimiento que atrae hacia otra persona; esmero con que se trabaja una obra deleitándose en ella. La palabra ‘amar’ es definida como el acto de tener amor a personas o cosas, desear, estimar, apreciar.

Ambas definiciones, a mí parecer, se quedan cortas; la mayoría de las personas las definiríamos utilizando infinidad de palabras, frases y oraciones que nos ayuden a entenderlo mejor, incluso, muchos de nosotros  haríamos uso de expresiones artísticas como la poesía, para definirlo desde una perspectiva filosófica y humanística.

 

Está demostrado que las personas al amar modifican su propio destino ya que a través de él podemos definir y hacer más claro nuestro camino. El amor posee un gran poder trasformador en la conciencia personal de quien ama y, en ocasiones, de quien se ama.

El amor al grupo y a la familia es uno de los factores psicosociales que hacen posible el mantener la unidad de una comunidad, también por medio del amor se logra la identificación, aceptación y la transmisión de los valores morales y espirituales entre los seres humanos.

El amor junto con la empatía, la solidaridad y el respeto por la vida, logran fortalecer la convivencia en sociedad. El acto de amar, entre otras cosas, hace posible que se despierten y se compartan las emociones y las conductas más nobles de las personas.

Si la vida es un camino por recorrer, en él encontraremos infinidad de eventos y experiencias que en algunas ocasiones nos harán sufrir y en otras ser felices. Toda circunstancia o encuentro que permita amar u ofrecer amor y cuidados a una persona, grupo o a la misma naturaleza, hará inolvidable ese momento de nuestra vida; si por diferentes razones estos momentos de felicidad se alejan de nosotros o los llegamos a perder, habrá que tener presente que siempre existirá más tiempo y camino por delante para aprovechar y disfrutar de nueva cuenta estas situaciones, tal vez con otras personas y en otros lugares,  porque reconocemos que las gratificaciones que se obtienen gracias al acto de amar y ser amado son enormes y dejan huellas imborrables en nuestra vida. Sobra decir que amar y ser amados nos ayuda a encontrar y darle dignidad a nuestra existencia.

Cuando nos movemos en dirección del amor éste hace que las personas avancen y logren superar sus dificultades o adversidades en su vida, ya que todo se hace con el propósito de alcanzar el amor.

Imagine cómo sería su vida sin amor. Piense que usted no tiene la capacidad de dar y recibir amor. Ante este hecho, ¿a qué aspiraría en su vida? Es difícil visualizarlo, pero, le ayudaré un poco: seguramente usted haría todas aquellas labores o actividades que muchas máquinas pueden hacer, también desarrollaría tareas que nos dan poder pero no amor. Para muchas personas vivir sin amar o sentir amor es algo muy común, la mayoría de ellos lo aprendieron siendo pequeños. A pesar de todo esto, muchos han logrado sobrevivir, en lugar de dar y recibir amor desarrollan sentiemientos como egoísmo, egocentrismo o la autoadulación, aislamiento social y rencor. A estas personas  se les identifica como seres sin sentimientos, se les percibe como personas enfermas, la medicina los diagnostica como trastornados emocionalmente que padecen alexitimia o anhedonia, que es la incapacidad de percibir y sentir emociones incluso placer,  pero —como dicen algunos de ellos—, sí tienen la capacidad de sobrevivir sin amar o ser amados.

Amar o ser amado es un gran motivador para nuestra existencia, científicamente se reconocen los grandes beneficios físicos y psicológicos que  ocurren en nuestro organismo cuando otorgamos y recibimos amor. Quienes reciben amor encuentran en él un gran placer que se manifiesta de diferentes formas, todas gratificantes, tal como los cambios hormonales que son capaces de alterar nuestro sistema nervioso haciéndonos más sensibles a todas aquellas manifestaciones y comportamientos nobles y sensibles, por medio de ellos podemos disfrutar de un amanecer o de un ocaso.

Por medio del amor se vive y se pone en marcha la nobleza y otras cualidades del ser humano. El mismo amor suele expresarse y manifestarse por medio del comportamiento y del lenguaje, no sólo a quienes se ama sino también hacia las personas que nos rodean y con quienes convivimos. Cuando amamos observamos cambios en nuestra respiración, se modifica la frecuencia cardiaca, la circulación sanguínea mejora y con ella su capacidad de oxigenación de los tejidos celulares. Podría mencionarle infinidad de beneficios al respecto, pero tengo la seguridad de que las personas que se han enamorado y son amadas los reconocen.

He escuchado muchas veces que el amor es también un medio para encontrar y dar sentido a la vida. Es también un sentimiento lleno de energía, por medio de él es posible desarrollar enormes capacidades indispensables para la socialización con las cuales compartiremos y trasmitiremos nuestras potencialidades. Es posible que gracias al amor logremos empatizar y comprender a otra persona en lo más profundo de su ser.

 

Mucho se ha escrito acerca del amor, por lo que considero que es mejor vivirlo, porque eso hace más ligera la existencia. En el amor encontraremos la energía que nos permitirá seguir adelante, disfrutaremos de momentos de paz y felicidad. Lo que a cada persona le inspira y motiva el amor es único, de ahí su vital importancia y trascendencia en nuestra vida.

* Dr. Psic. Héctor Ornelas Delgadillo, escritor, investigador, terapeuta y psicotraumatólogo, fundador del Centro de Intervención en Crisis de Zapopan, Jal. Contacto: [email protected] Consultas: (33) 3656 7572, Cel. 044 333 490 28 13.

 

Fotografía

Barrera & Fitch Photography

https://www.facebook.com/lidia.fitch/

Artículos
relacionados 

Las jerarquías del amor

La unidad en la pareja

Amistad conyugal

Deja un comentario