Boda, ¿a la moda?

Ahora que estás planeando ese momento tan especial, seguramente, tus expectativas son lograr un festejo súper divertido e inolvidable; pero, haz pensado si la planeación de tu boda está sujeta a la moda o si realmente tus decisiones son por convicción. ¡Descúbrelo!

1. Te enteras de que el furor maya está cobrando mucha fuerza, y quienes saben del tema aseguran que casarte por ese rito garantiza energía y equilibrio en el matrimonio. Tú:

 

a) Corres a buscar a tu novio y le dices que urge que viajen al sur del país para elegir el lugar ideal para realizar su boda.

b) Te preguntas si hay manera de adaptar algún rito de esta corriente posterior el festejo civil.

c) Te ríes, y continúas segura del régimen por el cual se casarán, que es con el que ambos se sienten mejor.

 

2. Tu mayor anhelo es que tu boda sea recordada por todos los asistentes como la más original, para lograrlo planeas:

 

a) Una boda temática y les pides que todos vayan vestidos inspirados en Al Capone y la Mafia Italiana.

b) Contratas a un caricaturista para que te dibuje a ti y a tu novio y utilizas esa imagen en todas tus invitaciones.

c) Piensas en un detalle que permita a todos tus invitados compartir los momentos especiales de su celebración.

 

3. Cuando hablas del tipo de despedida de soltera que te gustaría tener, la describes como:

 

a) Un evento donde asista el mayor número de gente, pues mientras más asistan, más regalos y más juegos habrá.

b) Empiezas pensando en las recomendaciones de tu mamá y tu suegra, pero te entran por un oído y te salen por el otro, y acabas contratando el paquete que te ofreció una empresa organizadora de eventos.

c) Una excelente oportunidad para decirle adiós a mi época de soltera y recibir con los brazos abiertos mi nueva vida.

 

4. La tendencia en diseño de interiores son las plantas con la presencia de cierta flor, al enterarte de esto piensas:

 

a) ¡Mi médico me va a matar! Mi alergia al polen estropeará mi look, pero no la decoración de mi casa.

b) A mí ni me gustan las plantas ni tengo tiempo de cuidarlas; pero, un par no le hacen daño a nadie.

c) Aunque esté de moda prefiero elegir algo que realmente me guste y que vaya de acuerdo a la decoración de mi nueva casa.

 

5. Ya decidieron la fecha de la boda y cuando piensas en ello, lo primero en lo que te detienes es:

 

a) En elegir el lugar de la luna de miel y en un detalle muy importante: la canción que bailarán ese día.

b) Te preocupa lograr que la fiesta se convierta en el evento del año y, claro, que tu novio también disfrute la celebración.

c) Todo lo que deben de hablar ambos para estar lo más preparados posible para iniciar la vida en pareja.

 

Mayoría de A

De algo todos podemos estar seguros: la fiesta de tu boda será una verdadera sensación y dejará huella en los asistentes; pero, no te olvides de incluir a tu pareja en el proceso de la organización y en la toma de decisiones, eso los ayudará a iniciar desde hoy con el trabajo en equipo que representa su proyecto de vida en común. Haz valer lo que tú piensas y te gusta y no te limites a tomar tus decisiones basada en las tendencias de moda. Este día será el mejor momento para imprimir tu propia huella.

 

Mayoría de B

Quizá te suene muy familiar el refrán que dice: “Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre”. Estás a un pequeño paso del balance perfecto, lo que hace falta agregar en tu planeación es la comunicación con tu pareja y un poco de confianza en ti misma, con estos dos ingredientes no sólo el evento resultará muy divertido, además, será un buen presagio para tu vida
en pareja.

 

Mayoría de C

Seguramente estás muy tranquila porque todas tus decisiones las tomas conforme a lo que piensas y te gusta, sin dejarte llevar por tendencias que no van acorde a tu personalidad. Habrá muchas oportunidades para que recibas recomendaciones o sugerencias de decoración y hasta consejos para mejorar tu vida en pareja; pero, aunque seas firme como un árbol ante la moda, ahora tu única tarea será ver si realmente pueden enriquecer tus proyectos.

 

Se dice que la boda es un evento creado especialmente para la novia, tal como el amueblamiento y decoración de la casa; pero también puede ser un buen ejercicio para ambos que hablen sobre lo que cada uno espera y le gustaría que pasara. Más que volverse víctimas de la moda, conviértanse en expertos constructores que conozcan sus gustos y preferencias para que cada decisión tomada en conjunto sea el cimiento de esta nueva vida.

 

* Angélica Velázaquez, contáctala en www.sermexico.org.mx, [email protected].

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *