Ideas para pintar las paredes de tu hogar y hacerlas lucir como nuevas

¿Te gustaría que tu casa se vea como nueva y volver a vivir esa sensación de estrenarla? Es muy fácil: ¡píntala!

 

Esta simple acción puede significar una verdadera transformación, pues la pintura es capaz de dar un aspecto renovado al hogar, mejorar su decoración y hasta influir en el estado de ánimo de los que viven en él.

Con creatividad, un poco de presupuesto y con la ayuda de los tuyos, “cambia de casa” con color siguiendo estos consejos de Abril Ramirez, Gerente del área de Pintura en The Home Depot.

 

Apuesta por la combinación

Rojo y gris, blanco y azul, morado y gris… Rompe con los clásicos colores claros de tus paredes y muros, y prueba combinándolos con otros más fuertes para crear ambientes más alegres y armoniosos. Esta tendencia se llama colorblock, que consiste en combinar colores llamativos y contrastantes en un solo lugar, que, en un dos por tres, modernizan tus espacios.

Anímate a hacer la prueba, puedes empezar con una habitación o la estancia; recuerda que mientras más lisos y simples los colores, éstos lograrán un mejor efecto.

 

Coloca elementos decorativos

Ponte frente a tu pared e imagina que es un gran lienzo blanco que puedes llenar con lo que tú quieras. No necesitas ser artista ni tener técnica, con las cenefas, papel tapiz, viniles o stickers puedes crear el diseño que quieras de una manera muy creativa.

Imagina que un árbol “aparezca” en la pared y que haga juego con el nuevo color, o simplemente añadirle figuras infantiles al cuarto de los niños; tu cocina o baño pueden mostrar otra cara con una cenefa pintada por ti. Aquí, el límite lo pones tú.

 

Como en las revistas

¿Quieres combinar colores, pero no sabes cómo? Aplica la regla 60-30-10. Se trata de una técnica muy utilizada por decoradores para conseguir proporciones adecuadas de colores. En porcentajes, el 60 representa el color predominante, el 30 es el secundario y el 10 es el color por resaltar.

En una habitación, el color predominante lo tienen las paredes, siendo generalmente colores claros que ayuden a la iluminación, y el resto se combina con los muebles y la decoración. Un buen ejemplo es el gris al 60%, un blanco al 30% y el amarillo al 10%, pero como éstas, hay un sinfín de variedades para todos los gustos.

 

Con lo básico

Una de las ventajas de pintar tu casa es que puedes hacerlo tú mismo y no requieres de tantas herramientas o elementos. Se trata de contar, al menos, con una brocha, un rodillo y una charola donde esparcir la pintura. Para proteger tus pisos y muebles puedes usar periódico o plástico que tengas en casa. Recuerda limpiar con un trapo tus paredes para quitarles el polvo y la suciedad, y si es necesario, resanar las partes deterioradas antes de iniciar.

Aunque un kit te puede ayudar, recuerda que hay diferentes tipos de rodillo para diferentes usos y materiales. Si no sabes cuál es el adecuado, puedes echar un vistazo a este video:

Saca el mayor provecho al pintar el interior de tu casa, además de romper con la rutina y embellecer tus espacios, puedes convivir con los tuyos, divertirte y hasta quemar algunas calorías de más con esta actividad.

 

En caso de que no sepas cuánta pintura debes comprar para abarcar el espacio que quieres cambiar, aprovecha la calculadora de materiales que hay en la página www.homedepot.com.mx y compra solo lo necesario.

No dudes en pintar con cierta frecuencia, no solo para modernizar tu hogar, sino como parte del mantenimiento. Cuando veas manchas que no se quitan con agua y jabón, desprendimientos de pintura y colores opacos, es hora de hacerlo de nuevo.

Los comentarios están cerrados.