Los preparativos que toda novia necesita para un peinado inolvidable

Para una novia el día de su boda está lleno de emociones, pero también de nervios. Tenerlo todo atado es fundamental para estar más tranquilas y conseguir que todo suceda tal y como se ha planeado. Por eso, su peinado debe haberse decidido y probado, y lo mismo sucede con los tratamientos y la coloración. Charo García, directora de Ilitia Beauty & Science, como experta en novias y en asesoría científica de imagen, nos cuenta cómo deben preparar las novias su pelo para el gran día.

Meses antes de la ceremonia, cuando ya se ha escogido el vestido, es el momento de hablar del cabello. Para escoger nuestro look debemos tener en cuenta varios aspectos. Por un lado, el estilo, si vamos a llevarlo suelto, recogido, con complementos, pero también el color. Para ello tendremos que conocer a la novia, sus gustos, preferencias, la textura de su cabello, pero también como es su rostro, su cuerpo, su piel para ir definiendo qué es lo que más le favorece y mejor expresa su personalidad. Debemos argumentar nuestras propuestas para que la futura novia entienda los motivos, sobre todo, cuando llegan con una idea en la cabeza que no es lo que más les favorece.

Para escoger a veces hay que probar varios looks, aunque el definitivo debemos verlo con el vestido y con aquellos complementos que vaya a llevar para ver cómo funcionan los diferentes elementos entre ellos. Recomiendo que vengan al salón tres o cuatro meses antes de la ceremonia para dar inicio al estudio de su peinado. También para comprobar cuál es el estado de su cabello y valorar si necesita un tratamiento nutritivo o hidratante. En el caso de querer llevar color, hay que decidir cuál es el más adecuado y hacerlo unos dos meses antes. La coloración no se debe realizar jamás a última hora, por si es necesario retocar. Si solo es actualizar el color o los reflejos, con un mes o quince días es más que suficiente.

Nada nos tranquiliza más que trabajar con tiempo y sabiendo lo que va a suceder. Planificar nos dará calma y éxito. El día de la boda todo debe estar hablado y acordado. Siempre puede haber imprevistos, pero hasta algunos de ellos pueden preverse. Antes de escoger un peinado, debemos asegurarnos que aguante intacto durante horas, desde ondas a recogidos. El cabello debe trabajarse con productos de acabado adecuados para nuestro look y, además, conseguir que dure y que la novia solo se preocupe de disfrutar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *