Cinco ventajas de incluir carnes frías en tu dieta

Hoy, en Fiancée Bodas, te compartimos cinco ventajas de incluir las carnes frías en tu dieta.

Dra. María de los Ángeles Aedo Santos / Instituto de Nutrición SA*

La cada vez más probada relación entre la alimentación y la salud ha provocado que las personas sean más críticas y exigentes con relación a lo que llevan a su mesa, lo que les hace buscar no sólo alimentos nutritivos y sabrosos, sino también opciones prácticas dentro de un estilo de vida saludable. Por ello, así como también por su sabor y valor nutritivo, las carnes frías siguen ocupando un espacio muy especial en la dieta de quienes buscan alimentarse de manera equilibrada y práctica.

  1. Las carnes frías son mucho más que un simple bocadillo, tienen un gran valor dentro de la dieta, y deben ser consumidas con moderación.

  1. Se pueden utilizar para preparar platillos de gastronomía internacional y ayudan a potenciar sabores. Existen en gran diversidad y en diferentes culturas gastronómicas alrededor del mundo lo que las convierte en alimentos versátiles.

  1. Son fáciles de preparar y transportar. Las carnes frías son sometidas a una transformación y proceso de conservación, lo que asegura su inocuidad y les brinda una vida de anaquel más prolongada.

  1. Gracias a su gran variedad y versatilidad, las carnes frías son ideales para el refrigerio escolar o el tentempié de la mañana o la tarde; también se pueden utilizar como platillo principal en nuestra mesa.

  1. Dentro de una dieta balanceada, las carnes frías son una excelente fuente de proteínas de alta calidad, grasas, minerales tales como hierro, zinc, selenio y magnesio; además, aportan vitamina B12 entre otros nutrimentos esenciales para la salud. La grasa que aportan a la dieta ayuda a un adecuado desarrollo cognitivo en edades tempranas siempre y cuando se consuman en porciones adecuadas.

 

Micro nutrimentos presentes en las carnes frías

  • Vitamina B12: esencial para el adecuado funcionamiento del sistema nervioso y la formación de células sanguíneas.
  • Zinc: fundamental para el sistema inmune, el crecimiento y desarrollo. Facilita la cicatrización de las heridas y es importante para la actividad cerebral.
  • Hierro: ayuda a transportar oxígeno a todos los tejidos, a la formación de células sanguíneas, así como también a las funciones del sistema inmune y desarrollo cognitivo.
  • Selenio: es un antioxidante, estimula el sistema inmune e influye en el funcionamiento de la tiroides.
  • Magnesio: necesario para más de 300 reacciones enzimáticas. Participa en síntesis de ácidos grasos y proteínas y en la transmisión neuromuscular.

 

Las carnes frías son una forma práctica y sabrosa de nutrirnos dentro de una dieta y un estilo de vida saludables.

 

* Dra. María de los Ángeles Aedo Santos, licenciada en Nutrición y Ciencias de los Alimentos, egresada de la Universidad Iberoamericana, M en Ciencias de los Alimentos del Instituto de Química de la UNAM y Doctora en Ciencias de la Salud por la Facultad de Medicina de la UNAM, nutrióloga certificada por el Colegio  Mexicano de Nutriólogos A.C. Obtén más información del tema en el Instituto de Nutrición Sigma Alimentos, http://insa.sigma-alimentos.com/

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *