Padrino de velación

Es un verdadero honor ser llamado como padrino de
velación, sobre todo cuando se trata del hermano o el mejor amigo. No lo
creerán las mujeres, pero esas cosas también causan cierta emoción en nosotros
los caballeros.

Lo tradicional es que los padrinos de velación sean
los papás del novio o de la novia, se pretende buscar a una pareja cuyo
matrimonio sea ejemplar para que, así, ellos puedan guiar por el buen camino a
los recién casados. Claro, sé bien que las tradiciones las modificamos nosotros
mismos y que esta de los padrinos de velación no ha sido la excepción.


Cada vez son
más los jóvenes que llaman como padrinos de velación a su mejor amigo y a su
esposa, y es un gran acierto que estrecha los lazos de amistad, aunque no puedo
negar que no falta el papá o la mamá que se ponen sentimentales —y más con
tanto divorcio, ya oigo a mi santa madre—. En esos casos lo mejor es charlar
con los papás, externarles el gran afecto y agradecimiento que se tiene hacia
ellos y exponerles que aunque fulano de tal es el mejor amigo, lejos de ser o
no padrinos de velación, ellos siempre serán tus padres y serán las primeras
personas a quien se acudirá en busca del sabio consejo.


Los padrinos de
velación deben estar casados por la Iglesia y en disposición de comulgar, es
decir, deben estar bien con Dios para poder asumir este importante rol. Es
importante que lleven una muy buena relación con los novios y, por supuesto,
que sean un matrimonio ejemplar, modelo de vida cristiana.


¿Cuál es su
función? Lo básico es estar presentes para constatar la unión de los novios
ante Dios. En segundo término, es costumbre que los padrinos de velación
—hombre y mujer— cubran los gastos del templo, claro, siempre y cuando esté en
posibilidades de hacerlo.


Al padrino de velación le corresponderá
organizar la despedida de soltero del novio y apoyarlo el día de la boda para
que nada salga de control. En este último aspecto, el padrino puede ofrecerse
para ayudar a trasladar a los invitados foráneos del aeropuerto a su hotel,
ayudar al novio en su arreglo personal, liquidar los adeudos pendientes con los
proveedores el día del festejo —como podría ser el pago de los músicos, el banquete,
etcétera— y estar atento para resolver cualquier inconveniente que pudiera
surgir en el Gran Día


Y respecto a su atuendo, el padrino de
velación puede hacerse cargo de coordinar a todos los padrinos en su
vestimenta, en este caso, deberá preguntarle al novio si desea que todos los
padrinos vistan iguales, si es así, lo ideal será que todos alquilen su atuendo
en el mismo lugar para ir perfectamente uniformados en cuanto a estilo, modelo
y colores.


Y ustedes, ¿a
quién invitarán como sus padrinos de velación: a sus papás, a sus suegros o a
sus amigos?

 

Artículos
relacionados

Tu misa de bodas

http://fiancee.mx/revista/186-tu-misa-de-bodas

El cortejo
nupcial

http://fiancee.mx/revista/756-el-cortejo-nupcial

Tus damas

http://fiancee.mx/revista/441-tus-damas-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *