Elegir es renunciar

Una frase clave que resulta de gran importancia en la vida de casados y
en la preparación de la boda: “Elegir es renunciar”. Hace unos días escuché
esta frase de voz de un gran diseñador floral y coordinador de eventos del
D.F., quien estuvo de visita en Guadalajara, Jal., el reconocido Pepe Amiga. Su
frase me inspiró a profundizar en el tema. 

Pasamos nuestra vida tomando decisiones, volteando para atrás sin gozar
lo que elegimos preguntándonos qué hubiera pasado si se hubiera elegido algo
diferente, y vivimos sufriendo innecesariamente. No hemos aprendido que al elegir
una situación, una persona, un objeto, un viaje, una comida, estamos excluyendo
miles de alternativas; nuestra autoestima debería ser lo suficientemente fuerte
para ayudarnos a reconocer que lo elegido fue lo correcto y lo mejor.

El amor es exclusivo y excluyente. De entre todos los
jóvenes que has conocido decidiste eliminar a todos y ser esposa de solo uno, y
esto debe de llenarte de orgullo, de felicidad, hoy y siempre. Eso es lo que
hace grande al verdadero amor.

En la planeación de la boda vivimos este mismo
conflicto, y es que ¡hay tanto qué elegir!, que nos cuesta mucho trabajo
renunciar; pero, ¿qué pasa cuando el no renunciar se convierte en un problema?

• Cuántas veces en la elección de los colores de tu evento, dudas entre
un color y otro sin atreverte a dejar uno, pues temes que tu decisión no agrade
a los demás, y acabas mezclándolos o combinándolos de tal manera que ninguno
luce tanto como cuando estaba solo.

• Otro momento clave es la elección de las madrinas, nos apena no
invitar a todas las que en ese momento son “mis mejores amigas” y terminamos
con ocho o diez madrinas que, al ser tantas, llaman demasiado la atención,
tanto que disminuye el apreciar la delicadeza de la novia. Son tantas que no
tendrán espacio suficiente en la banca del tempo y tantas que les tomará el
triple del tiempo elegir el color que llevarán a tu boda pues a la novia le
resulta complicado imponer el color de su agrado…

• Decides contratar un coordinador de bodas profesional para que
determine lo que es necesario para la boda perfecta con base en tu presupuesto…
Y, sin embargo, te esfuerzas en imponer tus ideas ante su experiencia,
resultando su contratación un gasto no aprovechado y todo por no haber
renunciado al deseo de controlar el evento que, dicho se de paso, desconoces
cómo hacerlo.

• Te agradó el ramo de flores como centro de mesa tal como te lo ha
presentado el florista pero… solo ‘te gusta’, mas no ‘te encanta”, porque te
gustaría añadirle otras flores que quizá al mezclarlas hagan disminuir el
impacto de lo que se te ha presentado.

 

Todos estos errores se cometen de manera conciente,
bajo la emoción de lograr la boda perfecta, el matrimonio ideal, la aprobación
de una sociedad demasiado exigente para satisfacer… Así, nos perdemos al no
saber elegir lo que mejor nos queda, lo que mejor luce, lo que más felicidad
aporta a mi persona, a mi vida.

Mi invitación es que ahora que comenzarás a tomar
tantas decisiones en la organización de tu boda y otras más trascendentales en
tu nueva vida de casada, siempre recuerdes que tu elección dejará muchas otras
alternativas fuera y, sin embargo, no todo es lo mejor para ti, tu personalidad
tiene derecho a elegir lo tuyo, que es lo original, lo que te representa, lo
que te hace una persona, una pareja, única e irrepetible.

 

* Elizabeth Uribe de Petersen, Master Wedding Vendor ABC. Autora del
libro Una boda para toda una vida (2009),
Amate Editorial. Directora de Specialty Cleaners, centro de renovación,
adaptación y limpieza de vestidos de novia en Guadalajara, Jal., Tel. (33) 3121
7794, www.specialtycleaners.com.mx
 
http://specialtyc.blogspot.com
[email protected] Facebook
y Twitter: Specialty Cleaners. Directora de la Asociación de Consultores
Nupciales en Jalisco, [email protected].

 

Fotografía

Arody Sánchez

www.arodysanchez.com/

http://twitter.com/#!/arodySanchez  

 

Artículos relacionados

Tus damas

http://fiancee.mx/revista/441-tus-damas-

Quiero decirte mamá

http://fiancee.mx/revista/193-quiero-decirte-mama

Por qué me caso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *