Tú y tus amigotes

¿Otra vez con tus amigotes? Pero si los viste la
semana pasada amor, y la antepasada… Pues no, no me caen mal, pero… No, no, no
chicos, no se equivoquen: ni somos celosas ni los queremos para nosotras
solitas, es solo que novia y amigos no siempre son la mejor combinación.

Para empezar, habrá que quitarnos la idea de que son
mala onda, sonsacadores, mujeriegos y todas esas cosas malas que pensamos de
ellos. Nuestras amistades suelen ser igual a nosotros, si te fijas bien tú y
tus amigas comparten muchas similitudes: la música, el tipo de ropa, el gusto
por ciertos temas sociales, políticos, pasatiempos y a veces hasta los gestos y
la manera de expresarse… Eso es lo que ha estrechado sus lazos de amistad.
Bueno, pues no es rollo, es solo que lo mismo pasa con ellos. Si tu novio es
fiestero, sus amigos son fiesteros, si le gustan los deportes, el cine, la
música, es muy probable que comparta este tipo de aficiones con ellos.

En segundo lugar, no les caes mal, son celos, los
mismos celos que tú sientes porque ellos comparten tiempo y lo pasan bastante
bien. Ellos —igual que tú— temen que se acaben las rondas junto a su mejor
amigo, que resulte que la novia no lo va a dejar ni asomarse a la ventana y que
su amistad terminará. ¿O, me vas a negar que más que de alguna vez te molestó
que tu mejor amiga tuviera novio porque dejabas de verla?

Si, de entrada, cada que los ves les frunces el ceño
y les tuerces la boca, obvio que te responderán igual —hasta yo lo haría—.
Cambia tu actitud: un buenas noches, hasta luego, gracias, compermiso y esas
palabras mágicas y diplomáticas que siempre nos hacen quedar bien sin necesidad
de fingir algo que no sentimos.

No hables mal de ellos, no con tu novio: si tú le
dices a tu amorcito que odias a sus amigos y que no los soportas, solo
provocarás que él ya no te cuente qué hace con ellos, o que se vaya a
escondidas al estadio para que no te enojes, o que finja que no escuchó el
celular para no responderte. Comprensión, tolerancia y paciencia serán de gran
ayuda.

Lo que los hombres hacen y platican, solo los hombres
lo saben. Son cosas que no cuentan a las mujeres, menos a las novias, es más ni
siquiera a las amigas. Eso nos llena de curiosidad y a las más extremas las
hace inventarse historias en su cabecita. No sufran corazones, sus actividades
son tan banales como las nuestras: vehículos con más de dos ruedas: bicicletas,
motos o automóviles, deportes, problemas del trabajo, de la casa o de los
amigos, de la última borrachera, de las aventuras en el trabajo y, claro, de
mujeres, tal como nosotras hablamos de hombres…

Otro de los motivos por los que odiamos a sus amigos
es porque pensamos que les llevan “amigas” a nuestro galán. ¿Conoces a tu
novio? ¿Sabes cuánto te ama? ¿Le tienes confianza? Entonces debes hacer a un
lado esas historias que lo único que hacen es amargarte el día. Y justo este
motivo sería una buena
razón para hacernos amigas de ellos, así nos lo
cuidarían y le espantarían a las chicas malas —por no decirles “lagartonas”.


Por consideración a tu pareja e indistinto de si él
se lleva bien con tus amigas, interésate por lo qué hace junto a su amigos y,
muy importante, demuéstrales respeto, es la base para ganar el respeto de los
demás. Pregúntale cómo los conoció, pídele que te cuente sus aventuras, intenta
ser más abierta con ellos y no te dejes llevar por las apariencias. Ah, y muy
importante, nunca, por ningún motivo y bajo ninguna circunstancia se te ocurra
usar en su contra la información que él te da de ellos ¡ni de broma! Ahora sí,
¿cuándo dices que invitaremos a tus amigos, amor?

 

CRÉDITOS

Lidia Fitch

FOTOGRAFÍA: LIDIA FITCH,
PARA WWW.BARRERAFIITCH.COM/

Fotografía

Barrera & Fitch
Photography

www.barrerafitch.com/

https://www.facebook.com/lidia.fitch/

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *