El martini

Sofisticado, elegante, siempre de moda, consentido
del cine, la literatura y la política, emblema de refinamiento y buen gusto.
Estamos hablando del rey de los cócteles: el martini.

El glamuor sí cabe en una copa, esto se confirma con
la presencia del martini que, actualmente, es una de las bebidas más chic en
las reuniones sociales. Su carácter es versátil, va desde la elegancia de un dry
martini decorado con una aceituna rellena, hasta la
excentricidad colorida del cosmopolitan.

Dentro de los
cócteles, el martini es uno de los que más variedad presenta ya que hay
alrededor de 500 recetas de esta bebida; ha sido flexible al paso del tiempo y
se ha ido renovando a la par de la moda, por eso se mantiene a la vanguardia
sin que se pierda el gusto por el clásico martini.

En cuanto a su
origen, hay quienes sitúan su aparición en un bar de Martínez, California, un
pueblo en el que una ocasión llegó un forastero y ordenó un trago; al primer
sorbo fue a reclamarle a barman que la bebida sabía horrible, ya que era licor
de la baja calidad. El barman en su afán por ofrecerle algo de mejor sabor
preparó una mezcla de ginebra con vermut a la cual bautizó con el nombre de
Martínez y de ahí se deriva el nombre de martini. Otra historia cuenta que fue
en el año de 1912, en un bar de un hotel de Nueva York, en el que un barman de
apellido Martini ideó un trago seco a base de vermut y ginebra, agitado y con
hielos. También se dice que el primer martini es originario de San Francisco y
la fecha de aparición es 1860, mientras otras fuentes afirman que el lugar de
origen de este cóctel es un bar parisino y, por último, hay quienes dicen que
fue un barman de origen mexicano de apellido Martínez el creador de la bebida,
cerca de 1850.

El martini
gozaba de gran popularidad durante la Primera Guerra Mundial, era la bebida por
excelencia de las reuniones sociales de la gente de alcurnia; se volvió casi
una costumbre ver a la gente en las fiestas elegantemente vestidas y fumando un
cigarrillo acompañado por un martini. El declive de este coctel llegó al
reformarse la constitución de los Estados Unidos, cuando se dio la prohibición
de los licores. En 1934 cuando se terminó la prohibición y el presidente
Franklin Roosevelt preparó en la Casa Blanca el primer trago legal después de
la restricción del licor, la bebida elegida fue un martini, retomando así su
estatus de ser el coctel predilecto de la alta sociedad.

El martini es
una de las bebidas consentidas por grandes celebridades, desde personajes de la
política como el mismo Rooselvet y el ex presidente Wiston Churchill, hasta el
afamado escritor Ernest Hemingway, sin dejar de lado al millonario John
Rockfeller y al actor Humphrey Bogggart, quien lo popularizó en el séptimo arte
y en la meca del cine. Mientras que en México, fue Luis Buñuel quien lo hizo
popular.

La fama y el
prestigio del martini se incrementó en los sesentas con el agente 007, James
Bond, quien lo prefiere agitado y no removido.

En un inicio el
martini se preparaba con ginebra y vermut, pero en la actualidad ha tenido
variantes como el prepararlo con vodka y otros componentes, secos o dulces,
agitados o sin mezclar, dejando libre un amplio camino para experimentar con
este coctel para obtener pociones exóticas y de variado sabor.

En la
actualidad, los martinis gozan de gran fama, siendo un símbolo de elegancia y
moda en las fiestas, en las que cada vez es más común disponer una barra de
martinis para complacer la sed de los invitados con un toque chic.

  

Artículos relacionados

Martini de manzana verde

http://fiancee.mx/revista/1344-martini-de-manzana-verde

Diez cocteles imperdibles

http://fiancee.mx/revista/824-diez-cocteles-imperdibles

Tu propio bar en casa

http://fiancee.mx/revista/624-tu-propio-bar-en-casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *