Propuestas ¡muy famosas!

 Si estás a un paso de declarar tu amor a la mujer de
tus sueños, nada mejor que el mes de San Valentín para entregarle la codiciada
sortija. Y qué mejor que tomar por ejemplo las propuestas de los famosos. ¿Te
agrada la idea? Entonces, vamos al ataque.

Entregar la sortija de compromiso a la mujer de tu
vida no es cualquier cosa. Y aunque ella diga lo contrario, sabemos que hay que
ser creativos so pena de escuchar el reproche por un largo tiempo. Y digo
“creativo” porque no hace falta una billetera gorda para complacer a la dueña
de tus desvelos, aunque claro que si se tiene pues, ¡hombre! habrá que sacarle
provecho. Con dinero o sin dinero, acá va la manera en que los famosos han
dicho: “Cásate conmigo”.


El Rey de
España, Don Juan Carlos, le pidió matrimonio a la Reina Doña Sofía el 12 de
septiembre de 1961 en el hotel Beau Rivage en Lausana, Suiza, donde las
familias de ambos cenaban juntas. A la hora de los postres Don Juan Carlos se
acercó al Rey Pablo de Grecia, padre de la entonces princesa Sofía, para pedir
la mano de su hija, el Monarca se levantó y le dio un fuerte abrazo por
respuesta, posteriormente, Don Juan Carlos le lanzó una pequeña cajita a Doña
Sofía al grito de “¡Cógelo, Sofi!”, dentro había un anillo con dos rubíes y una
barrita de diamantes. Quién se lo imaginaría.


Y continuando
con la creatividad, nos vamos al estilo desenfadado del actor Harrison Ford
quien tras de seis años de convivencia con Calista Flockart, decidió ir al
altar. La mañana de un 14 de febrero Ford preparó el desayuno a su novia, el
detalle: esconder dentro de los croissant
una sortija de 2 quilates de Tiffany. Un desayuno inolvidable.


Pasando a
propuestas más elaboradas, tenemos la que el cantante Seal realizó a la top
model
Heidi Kium. Un viaje en
helicóptero por los glaciares de la Columbia Inglesa fue el pretexto perfecto;
días antes del viaje, Seal mandó construir un iglú en una cueva dentro de un
glaciar enorme como escenario para entregar a su amada un anillo de diamantes
de más de 10 quilates. 



La propuesta
que Bill Clinton le hiciera a Hilliry Rodham también resultó bastante original
y, ¡sorpresa!, no incluía anillo de compromiso. Durante una exposición de arte
Bill le dijo a Hillary: “Acabo de comprar esa casa que te gusta tanto. Así que
ahora tendrás que casarte conmigo porque no puedo vivir solo en ella”. La boda
fue en 1975 y la luna de miel en Acapulco. 


Otra
declaración muy acaramelada fue la que el actor y rapero Nick Cannon le hizo a
Mariah Carey. La pregunta la realizó en la terraza de su apartamento, en
Manhattan, acompañada por un anillo ¡de caramelo! La dulce sortija escondía
dentro la verdadera joya con un diamante de 17 quilates. 



En contraste tenemos el estilo del
boxeador Saúl “El Canelo” Álvarez, quien cuando fue novio de Marisol González,
llegó una noche a la puerta de su casa y con anillo en mano le dijo de manera
clara y directa: “¿Te quieres casar conmigo?”. La relación concluyó antes de
llegar al altar.

Y en este listado no podría faltar la
típica declaración romántica llena de pétalos, globos y cajas de regalo, así
fue como Jordan Bratman se ganó el “Sí” de Christina Aguilera. Cada caja tenía
un poema escrito por Bratman y la última guardaba un anillo de 5 quilates junto
con la propuesta de matrimonio.

Las mujeres también han tomado las
riendas en la formalización del compromiso, para muestra la cantante y
compositora Pink quien durante una carrera de motocross escribió un: “¿Te casas
conmigo?” sobre una tabla para mostrarlo a su galán, Carey Hart, justo cuando
el piloto tomaba una de las curvas sobre la pista.

David Arquette le declaró sus intenciones
de matrimonio a Courtney Cox mientras caminaban sobre la playa y el cielo se
cubría de fuegos artificiales. Dean McDermott y Tori Spelling subieron a un
carruaje y recorrieron un largo camino tapizado de pequeñas lucecitas, al final
los esperaba una elegante mesa rodeada de pinos navideños, donde Dean le pidió
matrimonio a Tori. Tom Cruise llevó a Katie Holmes a la Torre Eiffel y
aprovechó las primeras horas de la madrugada para entregarle un anillo de cinco
quilates. Michael Douglas decidió hacer la pregunta a Catherine Zeta-Jones
durante el cambio de año-siglo-milenio, en su casa de Aspen entregándole una
sortija de 10 quilates.


Steven Tyler, por su parte, optó por dejar la joya
matrimonial a Erin Brady en una bolsa de regalo bajo el pino navideño.

Y como estas historias hay muchas más, en
todas la creatividad es el factor clave. Si te agrada alguna, adáptala a tu
estilo y gánate el “Sí” de tu chica. O si ya lo hiciste, ¡cuéntanos! ¡Queremos
saber cómo fue tu historia!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *