¿El amor es ciego?

El estado de enamoramiento
es en gran medida responsable de que veas a tu príncipe azul como un ser casi
perfecto, y aún cuando reconozcas sus defectos puedas pasarlos por alto. Aunque
se trata de una reacción completamente normal, no te olvides que todos los
seres humanos tenemos aciertos y errores.

Desde luego, idealizar a la
persona que amas no es algo que tú hayas planeado, simplemente es parte del enamoramiento,
como lo explica Helen Fisher, en su libro ‘¿Por qué amamos?’: “Una de las
primeras cosas que ocurre cuando nos enamoramos, es que experimentamos un
cambio brusco en nuestra conciencia: el ‘objeto de nuestro amor’ cobra lo que
los psicólogos llaman un `significado especial’. La persona amada se convierte
en algo nuevo, único y sumamente importante”.


Uno de los
principales síntomas del amor romántico es la meditación obsesiva sobre la
persona amada, lo que se conoce como: “pensamiento intrusito”, que consiste en
no poder quitar de la mente al ser amado, y es en este proceso en que tendemos
a magnificar sus cualidades y a minimizar sus defectos.

En este
ambiente en el que sólo observas la ‘perfección’ de tu pareja es necesario que
recuerdes que, al igual que tú, tiene buenos y malos momentos, así como
defectos y virtudes; lo importante en este sentido es que aprendas a
identificar aquellas cosas que te gustan de él, sin olvidar que habrá otras que
no sean de tu agrado, pero que esto no significa que dejarás de amarlo. Toma en
cuenta los siguientes puntos:

 

·   
El
periodo de enamoramiento es un buen momento para que ambos se conozcan; no
trates de encontrar en él todas las cualidades que debe tener tu pareja ideal.

·   
Si
hay algo que detectas en él que va más allá de una simple incomodidad, por
ejemplo, que te trate con indiferencia o que no quiera presentarte con sus
amigos y familia, es conveniente que dediques un tiempo a analizar si realmente
vale la pena continuar con la relación.

·   
Haz
un listado en donde anotes lo que te gusta y no, de él; después, con toda calma
y honestidad, evalúa con cuáles de ellas estás dispuesta a convivir y cuáles
consideras que deberías platicar con él para ver en qué medida ambos pueden
trabajar para superarlo.

·   
El
consejo más importante es que no pierdas de vista que te relacionas con un ser
humano imperfecto al igual que tú y que, con base en la comunicación, el amor y
la honestidad, ambos estarán en condiciones de formar una relación de pareja
sólida y feliz en la medida en que se acepten tal como son.

El amor
romántico, como lo describe Helen Fisher, es un sentimiento humano universal
producido por sustancias químicas y estructuras específicas que existen en el
cerebro, y la segregación elevada de sustancias como la dopamina producen una
gran concentración de la atención, así como una motivación inquebrantable y una
conducta orientada a un objetivo. No se trata de darte una clase de biología,
sino de entender la razón por la que perdemos cualquier indicio de razonamiento
en esta etapa.

En un mundo tan
grande como en el que vivimos, indudablemente, tienes la posibilidad de
encontrar a un hombre confiable, que te haga sentir segura, amada y respetada.
Abre muy bien los ojos y tus sentidos para poder descubrir en tu pareja todas las
cualidades que posee, sin magnificarlas, pues esto lejos de resultar positivo,
será la manera más sencilla de decepcionarte cuando te des cuenta que no
responde del todo a tus expectativas. Por otro lado, piensa que el tiempo que
inviertes en idealizarlo te resta oportunidad de ver en él otras cosas que
quizá tú no habías incluido en tu lista, pero que vale la pena conocer.

 

* Sam Luna
contáctalo en
www.sermexico.org.mx,
bojorge@teleton.org.mx.

 

Artículos relacionados

Ni jugando…

http://fiancee.mx/revista/996-ni-jugando

Una etapa de adaptación

http://fiancee.mx/revista/1058-una-etapa-de-adaptacion–

La expresión del amor

http://fiancee.mx/revista/931-la-expresion-del-amor

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *