Consejos para los maridos

Al momento de externar sus sentimientos, los hombres
son más parcos que las mujeres lo que, invariablemente, provoca constantes
quejas por parte de su pareja. Este y otros puntos hay que reflexionarlos
cuando se quiere ser un buen marido.

Ser un buen esposo va más allá de solventar los
gastos del hogar y estar al pendiente de las necesidades familiares; un buen marido
tiene tiempo para su esposa y sus hijos, se preocupa por su arreglo personal e
intenta brindar su apoyo cuando así se requiere. Acá te dejamos 10 consejos
básicos para ser un buen marido.

 

1.   
Quiere a tu mujer más
que a cualquier otra, también cuando el paso de los años la vaya dejando en
desventaja respecto a las más jóvenes.

2.   
No pases demasiado
tiempo lamentándote del trabajo con tu mujer; interésate más bien por sus
problemas y por los de los hijos.

3.   
Escribe con letras
grandes en tu agenda la fecha de su cumpleaños y de los aniversarios en los
cuales podrás mostrarle tu gratitud con detalles especiales por tu parte.

4.   
No olvides que tu madre
es la suegra de tu mujer; presta atención, por tanto a prevenir celos, a evitar
una excesiva injerencia en tu familia, y recuerda que cuando las condiciones
están claras, la amistad es larga.

5.   
No tengas vergüenza de
decir a tu mujer que la amas, aún cuando “ya lo sabe”, tampoco te limites para
demostrarle tu amor con actitudes concretas como el interés por su salud y su trabajo.

6.   
No caigas en la vil
banalidad de pensar que la infidelidad masculina es menos grave que la de la
mujer.

7.   
Convéncete de que el
negocio más importante de tu vida es tu familia: tu mujer y tus hijos. Por eso,
no pienses que basta con llevar a casa el dinero necesario (lo mismo hay que
decirle a ella).

8.   
Si en una decisión
familiar has seguido el criterio de tu mujer, no se lo eches en cara si por
casualidad de ahí se derivan algunos inconvenientes.

9.   
Si dejas la alianza
matrimonial en el cajón de la mesita de noche, y has comenzado a ser infiel a
tu esposa.

10. Aprende a renunciar a algún lujo o comodidad personal
como también a tu tiempo en beneficio de tu familia.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *