Madrina de ramo

Tu best friendo te dijo: “Tú vas a ser mi madrina de
ramo”, y tú, bueno, brincaste de la emoción. Ya compraste el vestidito, los
tacones y, claro, ese collar de perlas que se te ve divino, hasta el peinadazo
lo tienes elegido. ¡Qué bien! Pero… ¿qué se supone que tengo que hacer?

Sí, así somos las mujeres, ni modo. Primero el
glamour y después las obligaciones. Y más cuando el asunto es la boda de tu
mejor amigui, habrá que lucir al nivel de la novia para que las fotos se vean
de portada. ¿En qué estábamos? Ah, sí, te toco ser la madrina de ramo,
¡felicidades! Y ahora viene lo bueno: tus actividades.

La madrina de
ramo suele ser una mujer soltera, puede ser una o dos, y lo más común es que
sea la mejor amiga, la hermana o la cuñada, eso depende sólo de la novia.

La tradición
dicta que el ramo lo debe escoger la novia, lo paga el novio y el padrino lo
recoge de la florería para llevarlo a casa de la prometida un día antes o el
mismo día del evento. Aquí, sería recomendable que tú también fueras a casa de
la novia a recoger el otro o los otros ramos, para que no tenga que cargarlos
ella. ¿Qué cuáles ramos? Te explico.

Aunque se dice
“el ramo”, en realidad pueden ser hasta tres bouquets, según el gusto y
costumbres de la novia:

 

·     
El ramo que lleva la
novia desde su arribo al templo y hasta que termina la fiesta, que sería el
ramo principal, el más grande y ostentoso.

·     
El que ofrenda a la
Virgen una vez finalizada la ceremonia religiosa, consagrándole de esta manera
su matrimonio, suele ser de dimensiones más pequeñas pero con el mismo estilo
que el principal (es opcional).

·     
El que lanza a sus
invitadas durante la ceremonia, también de dimensiones más pequeñas.

 

Tú, como madrina de ramo, te harás cargo
de cuidar los tres ramos hasta el momento de ser utilizados. ¿Qué qué? No te
asustes, te diré en qué momento entregarás cada uno, y no es tan complicado.

En la ceremonia religiosa le retirarás el
bouquet a la novia al iniciar la misa: en cuanto ella haga su entra triunfal y
se acomode en su lugar, tú te acercarás discretamente y le retirarás el ramo,
si hay madrina de libro y rosario ella irá contigo para dejarle estos objetos en
su mano.

Durante la misa, el ramo de la novia
estará a tu lado, en tu misma banca. No hace falta que lo tengas en la mano,
puedes llevar una caja de cartón muy linda para colocar éste ramo y el de la
Virgen, así evitarás que se estropeen o manchen tu vestido.

Al terminar la misa, y ya que firmaron
las actas matrimoniales, cuando casi toda la comitiva los espera afuera, los
novios se acercan al nicho de la Virgen o del Santo de su devoción para
ofrendar el ramo de la novia; esto es opcional, no todas las novias lo hacen.
En ese momento, cuando ellos se dirijan hacia allá, tú le entregarás el segundo
ramo y la acompañarás (pero no del brazo, para eso esta el novio, mejor un
poquito retirada). Los nuevos esposos dejarán el ramo y orarán brevemente, en
cuanto se dispongan a salir del recinto, te acercarás nuevamente y le entregas
el ramo que traía desde el inicio, digamos que “el ramo protagonista”. Y ahora
sí, te vas por tu lado y ellos por el suyo (ya te deshiciste de dos, nos queda
uno).

En el banquete, tendrás contigo el tercer
ramo, el que lanzará a las chicas solteras. No hace falta que lo tengas en tu
mesa o en tus manos, si hay una habitación disponible puedes dejarlo ahí para
no estropearlo, si es de noche puedes dejarlo en el auto. Minutos antes de comenzar
con el lanzamiento del ramo te avisarán para que lleves el tercer bouquet, si
tienes suerte te hablará tu amiga, y si no, te vocearán en el micrófono. Así,
entregarás el tercer y último ramo, y darás por terminada tu participación.

¿Qué más te toca? Coordinar a las damas
para patrocinar y organizar la despedida de soltera de la novia y estar muy al
pendiente de tu amiga para apoyarla en todo lo que haga falta, pues serás como
su mano derecha.

¿Quién dijo que ser madrina era fácil? Quizás no lo sea, lo que sí es que te
resultará divertidísimo, ¡lo prometo! Y me cuentas como te fue, ¿va?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *