Correctores: el complemento básico

Los correctores son el complemento
básico de todo maquillaje ya que, como su nombre lo indica, sirven para corregir
imperfecciones y afinar las facciones. Hay tantos y tan variados como las
necesidades de cada mujer, aquí te diré cuál es el que tú necesitas…

Correctores hay muchos, pero cada
uno con una función muy diferente. Para saber cuál es que mejor cubrirá tus
imperfecciones o mejorará tu apariencia, te hemos preparado una lista de los
tonos básicos y su principal función. Toma nota y logra sacarle partido a este
mágico producto.

 

• Beige: sirve para dar luz, volumen, crea espacio,
da proyección, relieve y se utiliza para resanar.

• Lila o morado: se emplea para cubrir manchas cafés,
leves lunares, pecas, ocultar las ojeras y rellenar el surco de la ojera que ya
tiene color.

• Verde o menta: este corrector es el indicado para
cubrir manchas rojas, leves lunares y sirve para dar luz en el maquillaje de noche. Ideal para cubrir los
brotes recientes de acné y algunas alergias.

• Durazno: se emplea para cubrir
manchas de pigmentación en la piel como el vitiligo y el Mal de Pinto.

• Naranja: cubre manchas de paño
tipo antifaz y es el único que se puede utilizar sobre el maquillaje.

• Amarillo: es el más eficiente en cuanto a
cobertura; se usa para cubrir manchas muy rojas y cafés. También se utiliza
para brindar luz a las pieles muy morenas y es el único que cubre las ojeras
tipo árabe.

• Blanco: Sirve para dar luz y volumen. Una gotita de
corrector blanco y un poco de maquillaje dará un corrector beige. Se puede
utilizar para teatro y para la disco.

• Oscuro o café: sirve para minimizar, esculpir,
profundizar, contornear y es capaz de redibujar la estructura ósea. Este
corrector se usa de menos a más, debe lucir como una sombra y no como un
manchón.

• Café claro o nescafé: es el mas recomendable para
las personas con tez demasiado blanca.

 

La regla de oro
para la adecuada aplicación de los correctores es la siguiente: los claros dan
luz y los oscuros la quitan. Para aplicarlos utiliza una esponja o un pincel de
corrector para no arrastrar el maquillaje; algo súper importante es optar por
los de mejor calidad pues además de evitar alergias y cuidar tu piel, siempre
te brindarán un mejor resultado. Por último, te recuerdo que utilizar una sola
línea de maquillaje evitará problemas a tu piel.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *