La recámara principal

La personalidad de cada uno de nosotros a menudo
se ve reflejada en el estilo con el que decoramos nuestros espacios, por lo
tanto, es probable que en su nuevo nidito de amor resulte un reto plasmar y
fusionar las ideas de ambos para lograr el concepto de los dos como pareja. Un
reto sí, mas no imposible.

La decoración de la recámara principal es
importante puesto que éste será “su espacio”; debe ser única, acogedora, que
invite a estar y compartir dentro de ella. Lo
que se ve y se siente en esta habitación es lo que van a percibir todos los
días al despertar y lo último que verán cada noche. Así que, manos a la obra, repasemos
algunos puntos importantes para hacer de esta área un lugar hermoso, para
disfrutar y compartir con nuestra pareja.

Puesta en marcha del
plan

El primer punto a tomar en
cuenta es la dimensión del espacio.
El tamaño de la habitación
será importante para el diseño; sin embargo, no es fundamental para crear algo
increíblemente bello, digno de convertirse en el recinto que compartirán como
pareja.

Tomemos un flexómetro o cinta
para medir y hagamos un croquis de nuestra habitación. Solamente medirán el
perímetro de la recámara, esto es dibujar en “planta”, como si lo estuvieran
mirando desde arriba. Tomen un pliego de cartulina para plasmar su croquis o
plano de la recámara y dibujen a escala las medidas que van tomando, por
ejemplo si la habitación mide 4.00 m x 3.50 m ustedes lo dibujarán en 40 cm x
35 cm. De igual manera, midan los muebles que desean incorporar a la
habitación, dibújenlos y recórtenlos en otra cartulina, para posteriormente
poder moverlos dentro del primer dibujo que hicimos —el de la habitación—, de
esta forma encontraremos el mejor acomodo de los muebles.

Por dónde empezar

Determinar la ubicación de la cama es la
decisión más importante. La clave para la colocación de ésta es el acceso y la
vista. Tomemos en cuenta que son dos personas durmiendo en la misma cama. ¿Qué
verá cada uno de ustedes al salir de la cama? ¿Tienen una ventana espectacular
que desean aprovechar para que sea lo primero que vean al despertar? ¿Una
cajonera, una ventana, un espejo, la puerta del baño, el espacio abierto?
Debido a que esta habitación es una parte muy importante de su vida, es vital
utilizar bocetos y luego visualizar cómo comienza un día en pareja a partir del
diseño que cuidadosamente han estudiado.

Algunos terapeutas del sueño sugieren que incluso
la presencia de un televisor o equipo electrónico puede alterar el sueño. Se
dice que emiten un zumbido electrónico a veces imperceptible, pero que
igualmente afecta la calidad del descanso. Piensen en su recámara principal
como aquel sitio al que ansían llegar y relajarse, que inspire esa sensación de
paz y tranquilidad que tanto necesitamos después de un ajetreado día de
trabajo.

La recámara principal habitualmente se
sobrecarga de muebles y objetos innecesarios, haciendo que la habitación
parezca desordenada e incómoda. Hagámonos algunas preguntas: ¿toda la ropa
debemos guardarla en nuestro dormitorio?, ¿necesitamos un escritorio o un
sillón dentro de la habitación principal?, ¿es necesario un tocador o es
posible realizar las funciones para las que se supone fue creado en el baño?

Lo mejor que pueden hacer es empezar a priorizar
y ordenar sus actividades diarias para determinar qué es lo más cómodo y
estético para su habitación. Intenten ser minimalistas, esto aportará limpieza
visual y espacial a la recámara. Si con el paso del tiempo sienten que les
faltan cosas podrán añadirlas conforme surjan las necesidades. Comiencen a
amueblar y ambientar con una cama, dos burós o mesas de noche, una alfombra y
tal vez algunas plantas. Empiecen con cosas que le dan calidez a la habitación
en lugar de desorden.

Hay muchas otras cosas a considerar que
aportarán una gran belleza al espacio, por ejemplo, la iluminación, aspecto
importantísimo para el diseño de la recámara principal. Algunas luces
indirectas en la cabecera de la cama creará un ambiente cálido y romántico pues
la calidez de la luz también es un factor importante; asimismo, el color
integrado en algunos focos hará que el espacio se bañe de una luz relajante que
invite al descanso.

En cuanto al color de los muros, la
recomendación es optar por matices claros que induzcan al relax, a la calidez,
a la compenetración y armonía. Pueden colocar acentos de color en cortinas,
cuadros, edredón y cojines para romper con la monotonía.

El Feng Shui

La filosofía del Feng Shui aplicada a la
habitación principal resulta muy interesante. En esencia nos habla de que el
aspecto de un espacio refleja la vida de sus habitantes. Esta forma de diseño
del dormitorio es una ciencia del manejo del Chi y los niveles de energía. Aquí
les comparto algunos fundamentos que les servirán como ideas generales para la
decoración y diseño de su habitación.

  • Eliminen la tecnología: televisión, computadora,
    despertadores electrónicos, esto es inadecuado a la hora de decorar dormitorios.
    Enfoquémonos en esto: ¿cuál es la
    función de la recámara principal? Un lugar para relajarse, compartir,
    disfrutar, dormir ¿o una oficina?
  • Estos
    equipos también pueden provocar distracciones y afectar la relación de pareja. 
  • Eliminen
    el desorden: si ustedes tienen una habitación desordenada, probablemente tengan
    una vida desordenada. Y ¿cómo relajarse en la cama si todo está fuera de
    control? Al tener un espacio ordenado, la energía fluirá positivamente, vendrá
    la armonía y el descanso.
  • Luz
    tenue: el Feng Shui propone imitar la luz de una puesta de sol para esta
    habitación, esto lo podemos lograr con un graduador de intensidad de luz —un
    dimmer— o con luz emitida por unas lindas velas estratégicamente colocadas.
  • Cerrar
    puertas y ventanas: con el fin de excluir todas las distracciones, debemos
    procurar cerrar la puerta de entrada a la habitación y ventanas para generar
    intimidad, y las puertas de baño y clósets para generar orden.

Verán cómo con un poco de ingenio podemos
conseguir ambientes verdaderamente sencillos y muy agradables, llenos de
estética, con una belleza pura y con absoluta funcionalidad.
Atrévanse a incluir detalles de estilo, como
lámparas, cuadros y espejos que aportarán carácter y profundidad a su
habitación. Ahora sí, ¡a disfrutar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *