Secretos después de los 40

Se veían tan
lejanos, y sin embargo llegaron… Pero esto no es motivo de tristeza, ¡al
contrario!, los cuarenta son la plenitud de la mujer. La llamada segunda
adolescencia es el inicio de una nueva etapa donde la madurez y la experiencia
subliman la belleza de cualquier fémina.

Es natural que
todas queramos vernos bellas y jóvenes; pero esto cobra más importancia cuando
cumplimos 40 años, ya sea que trabajemos fuera o dentro del hogar, o en ambos,
nuestra imagen entra en duda: estamos en el ‘inter’ de cometer el error de
disfrazarnos de adolescentes con vestuario y maquillaje equivocados, o todo lo
contrario: aparentar más edad pensando que ya estamos muy maduritas.

Basada
en todos estos factores, te daré algunos tips de cómo puedes maquillarte a
partir de los cuarenta, para no aparentar más edad.

• Punto número
uno, y el más importante: la humectación de tu cutis. Si la piel de tu rostro
no esta bien hidratada, no lucirá nunca un maquillaje por más fino que sea, por
lo tanto, espero que a esta edad ya tengas la crema especial para tu tipo de
piel.

• El corrector: es
importante para ocultar las ojeras, porque nos hacen lucir cansadas. Lo ideal es
usar un corrector líquido (beige con fondo amarillo) o un tono de maquillaje
mas claro al de tu piel. Aplícalo con tu dedo sobre la ojera y en las zonas más
oscuras de tu rostro.

• Maquillaje: te
recomiendo que sea líquido y de cobertura media, ya que se marcan menos las
líneas de expresión. Para elegir el tono correcto a tu piel, aplícalo sobre el
mentón o mejilla, con tu rostro limpio, espera unos cinco o diez minutos, si se
nota el maquillaje quiere decir que no es tu tono, si apenas lo percibes, entonces
ese es.

• El polvo
translucido: es importante para “sellar” el maquillaje y lograr una mayor
duración. La clave está en aplicarlo sólo en las zonas donde no tengas arrugas
como en las mejillas, la frente y sobre la nariz para evitar el brillo, pero
sobre todo evita la zona de los ojos si tienes la temidas patitas de gallo.

• Sombras: en
cuanto al sombreado de los ojos lo ideal son los tonos suaves y neutros, pues
no incrementan la edad y combinan perfecto con cualquier color de ropa como
sería el café, beige, marrón, durazno; procura que sean mates, pero si quieres
un tono nacarado aplícalo bajo la ceja o en el lagrimal.

• Para el rubor:
lo importante es no excedernos, los tonos terracota y coral nos quedan a la
mayoría y se ven más naturales. Espárcelo en forma diagonal hacia la sien para
afinar tu rostro.

• La boca: procura
labiales cremosos que contengan humectantes para que no se marquen las líneas
de expresión que se forman arriba de los labios; los tonos con fondo café
claro, rosas pálidos o durazno, son ideales.

• El rímel: hay
algo en lo que sí podemos exagerar un poco, y es en la aplicación del rimel;
aplicado bastante en la raíz de la pestaña, lograremos agrandar los ojos y
evitar que se vean tristes.

• Pestaña postiza:
si eres de las que casi no tiene pestañas, opta por usar las postizas, si te
cuesta mucho trabajo, prueba hacerlo cortando la mitad de la pestaña será mas
fácil colocarla con unas pinzas para ceja en el extremo externo del ojo (te
recomiendo la No. 600 y la 601).

• Otro tema importante
es el cabello: si traes un buen corte de acuerdo a la forma de tu rostro, lo
cuidas con productos acordes a sus características (seco, teñido, normal,
etcétera) para que se vea sano y el color te queda de maravilla, ya tienes
ganado un buen porcentaje para una excelente imagen personal.

• Un error que
cometemos la mayoría de las mujeres de cualquier edad es no desmaquillarnos por
la noche, ya sea por flojera o cansancio, lo cual provoca que se obstruyan los
poros y que nuestra piel no descanse, por lo tanto, cada noche que no te
liberas del maquillaje hará que te veas de más edad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *