Las argollas de matrimonio

Las argollas de matrimonio serán un símbolo tangible
de la promesa de amor que se realizarán frente al altar.


El círculo de la alianza matrimonial
representa la eternidad del amor; para los egipcios las argollas formaban un
círculo de amor interminable que traspasaba la vida y seguía en la muerte,
mientras los griegos colocaban los aros matrimoniales en el dedo anular pues
pensaban que esa vena llegaba directo al corazón. Lo cierto es que hoy y
siempre las argollas matrimoniales continuarán siendo fieles testigos de las
promesas de amor de los enamorados.

Estos dos aros son quizás las joyas más significativas que adquirirán
en su vida, ya sea que elijan un estilo acorde a su personalidad o tal vez un
modelo único y lleno de vanguaria o mejor aún un par de argollas dignas de representar
la herencia familiar. Pueden estar seguros que hay tantos modelos como parejas.

Las argollas de matrimonio serán joyas
que se porte en el día con día, por lo cual su compra deberá ser inteligente y
bien planificada. Aún cuando vayan a ser obsequio del padrino —que no es
obligatorio, aunque suele ser común—, será necesario que sean los novios
quienes elijan el modelo. En este caso acompañar al padrino para seleccionar el
modelo y la medida es lo ideal, una vez listos el padrino las recogerá para
entregarlas en el altar.

Lo primero
será contemplar un periodo suficiente para llevar a cabo la búsqueda de
opciones, seleccionar la ideal, realizar la compra y recibir el producto final.
Dos meses de anticipación es el límite para cubrir todos estos procesos.

Antes de comenzar con la selección del
modelo compartan sus opiniones sobre cómo les gustaría que fueran sus argollas.
Lo más común es elegir un par de argollas del mismo estilo, no obstante, hay
parejas en las que cada uno elige el modelo que con el que más se identifica,
después de todo, serán joyas que utilizarán todos los días. Por otro lado, hay
parejas que se basan en el estilo del anillo de compromiso para la elección de
las alianzas. 

Tomen en cuenta que a la gente con manos
grandes les lucen mejor los anillos voluminosos, mientras que a las manos
pequeñas les van mejor las argollas delicadas, delgadas y sin tantos adornos.

La comodidad es primordial, opten por aros
sin bordes marcados o filos que pudieran lastimar. Los joyeros pueden proveer
una mayor comodidad a los anillos al hacerles una pequeña ojiva en el interior
de la argolla, lo llaman “confort”, búscalo.

Elijan piezas que fusionen clasisimo y
modernidad, y piénsenlo dos veces antes de inclinarse por un modelo demasiado
moderno o vanguardista, pues aunque son vistosos, con el tiempo pierden
vigencia.

En cuanto al material, los metales de
mayor resistencia y los más usados en las argollas, son el oro y el platino en
dos tipos de terminados: cepillados, muy de moda actualmente, son aquellos de
apariencia opaca, y pulidos que son los que reflejan todo el brillo con una
apariencia más clásica. Entre ambos metales, el platino es de mayor
durabilidad, resistencia y brillo que el oro, razón que lo hace mucho mas caro.

En cuanto a color se recomiendan los aros
de oro amarillo para los tonos de piel más oscuros; oro blanco o platino para
las pieles más claras, y el oro rosa suele ser una opción enfocada a las
parejas más vanguardista.

Para elegir la medida exacta de sus
anillos tomen en cuenta que con el calor las manos se dilatan y con el frío se
contraen; por la noche debido a la actividad diaria, se muestran hinchadas, por
tanto, será preferible acudir a la medición de los aros por la tarde o por la
noche.

En cuanto al grabado de las alianzas es
muy variable y depende del gusto de los novios; puede ser la fecha o el nombre
y en algunos casos los dos, los más creativos se atreven a inscribir breves
pensamientos como “Te amo”, “Eres maravilloso”, etcétera. La imaginación es el
límite de los enamorados.

Ahora sí, están listos para comenzar con
la elección de sus argollas; de oro, platino, plata, combinadas, de uno o dos
colores, con piedras preciosas, con montura… Lo importante es que se
identifiquen con el estilo que elijan, depués de todo, esta será la fiel
representación de un inmenso amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *