Consejos para cuidar tu vestido de novia

Recordar es volver a vivir, esta es la mejor frase para el festejo de tu vida, ese momento que dejará una huella inolvidable y mismo que revivirás no solo a través de las fotos de tu boda, sino a través de la magia de tu vestido de novia, aquí te diremos cómo conservarlo por siempre y para siempre.

La boda se prepara con tanta ilusión, se le invierte tanto tiempo y cuando por fin llega resulta que dura tan poco. Lo bueno es que hay secretos para hacerla permanente, el principal es viviendo día a día completamente enamorados; las fotos y el video serán otro testimonio fiel de aquel maravilloso día y, además, existe un tercer elemento que, aunque protagónico, suelen olvidar: el vestido de novia, ese bello traje que guardará todas las emociones e ilusiones depositadas al haber sido la novia más feliz y bella del mundo.

Por fortuna, actualmente existen diversas empresas dedicadas a la preservación del vestido de novia, una de ellas es Specialty Cleaners, profesional corporativo que nació con el objetivo de mantener por siempre y para siempre el ajuar de las novias, ese tesoro que tantas ilusiones y gratas satisfacciones deja en el Gran Día; con actual presencia en Guadalajara, Jal., e Irapuato, Gto., se especializan en mantener vivo el recuerdo de la boda mediante el vestido de la novia desde antes, durante y después del festejo.

Antes del Gran Día
Antes del festejo lo más común es que las prometidas lleven su vestido de novia para que se le realice un planchado especializado, pues considerando el material, diseño y detalles utilizados en su elaboración, difícilmente podría plancharse en casa sin estropearlo.

Si tu boda es en época de lluvias o incluso como simple precaución, es muy recomendable acudir con los expertos para que apliquen su tratamiento anti-manchas conocido como “Hydrof”, un repelente que evita que las manchas se fijen a tu vestido.

Otra de las vertientes maravillosas que estos profesionales ofrecen, es el servicio de adaptación y restauración de vestidos antiguos, procedimiento en el que logran restaurar y hasta volver a su color original el vestido en cuestión, además de realizarle los ajustes convenientes para que la nueva novia luzca excepcional. Esta opción es súper práctica cuando se desea utilizar el vestido de la mamá o de la abuela; el trabajo resulta impresionante pues una vez que el diseño ha sido restaurado queda tal como si fuera nuevo, incluso puedes visitarlos para comprobar y apreciar esos modelos que resultan ya una verdadera joya.

Después del festejo
Ahora bien, pensando en el día que le sigue al festejo de bodas, lo más probable es que no tengas tiempo ni cabeza para pensar qué hacer con tu vestido, pues el viaje, los documentos y las maletas serán primordiales. Specialty Cleaners ha pensado en ello, por eso han implementado una práctica modalidad donde ellos mismos acuden a recoger tu vestido al hotel donde pasaste la noche de bodas. De esta manera, el proceso de limpieza de tu vestido será mucho más rápido y eficiente al tratar de manera inmediata las manchas evitando que se fijen al dejar pasar más tiempo.

Una vez que tu ajuar se encuentra perfectamente limpio puede preservarse de dos maneras: mediante Atmósfera Modificada o en Caja Especial, ambos con la finalidad de protegerlo del paso del tiempo. La Atmósfera Modificada es un moderno sistema que aísla al vestido de la novia de factores ambientales que puedan dañarlo como calor, luz y humedad, manteniéndolo dentro de un ambiente sin oxígeno, con un gas inerte y en un empaque polarizado que evita el paso de los rayos solares. La ventaja al no haber oxígeno es que no pueden gestarse animalitos que puedan dañar la textura de tu ajuar.

Por siempre
Antes de tomar la decisión final, compara no sólo el precio sino la calidad del vestido:
– Adornos: canutillos, lentejuelas, cristales o perlas deben estar muy bien cocidos y no pegados al vestido, pues aquellos que son pegados hasta con la bailada se pueden caer.
– Bastillas: cosidas, no con terminado de pantalones sino con un terminado dulce y fino; tampoco aceptes bastillas pegadas.
– Costuras: bien terminadas con algún tipo de overlock o costura francesa para que no se deshile o desbarbe.
– Color: ojo con los vestidos de aparador, pueden haber estado demasiado tiempo expuestos a la luz y presentar manchas amarillas que son más notorias después de su limpieza; éstas ya no se borran, son degradaciones de color provocadas por la luz, tal como le pasa a las cortinas.

Para siempre
– Escucha los sabios consejos de quien más te quiere, como tu mamá, acerca de lo que mejor se te ve y te queda; esto es mucho más importante que aquello que está de moda.
– Si haz decidido que tu vestido sea hecho a tu gusto y medida, asegúrate de que en su bordado, el diseñador no marque la tela con pluma o lápiz pues estas marcas en telas tan finas no se remueven fácilmente.
– El día de tu boda aplica el perfume en tu cuerpo y antes de vestirte; nunca apliques la fragancia sobre el vestido y olvídate de la costumbre de guardar un algodón con perfume en las copas o en el tirante pues esto lo puede manchar aún más, mejor evítalo.
– Cuando te peinen cuida que al hacerte el chongo no utilicen pasadores sin protecciones de goma, pues pueden lastimar tu cráneo y cualquier gota de sangre manchara tu vestido.
– Pide a tu mamá o a una amiga que, al término de la fiesta, se encarguen de llevar tu vestido con un especialista en cuidados de vestido de novia para su limpieza, pues las manchas con el tiempo se fijan. Si planeas mantenerlo contigo por muchos años y consérvalo siempre bello, solicita que lo preserven para evitar manchas provocadas por el paso del tiempo.
– Una vez preservado, guarda tu vestido en un lugar fresco y seco y lejos de la luz para que se conserve, como tu amor, siempre bello y siempre nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *