¿Sabes enfrentar tus responsabilidades?

A veces creemos que tenemos al mundo en nuestras manos; pero no siempre es así. En ocasiones, el saber que contamos con el apoyo de alguien más nos hace desprendernos un poco de nuestras responsabilidades. Ahora que estás a punto de casarte es momento de evaluar qué tan responsable eres en cada aspecto de tu vida. Toma lápiz y papel y emprende el camino al autoconocimiento.

1. Te excediste en tus gastos y, ahora, pagar tu tarjeta de crédito implica quedarte con menos dinero. La forma de resolverlo es:

a) Lo pagas sin resentirlo, finalmente ya disfrutaste ese préstamo del banco.
b) Le pides prestado a tu papá y te comprometes a pagarle después (aunque sabes que no te aceptará el dinero).
c) Pagas una pequeña cantidad, sólo para que tu cuenta tenga movimiento.

2. Te comprometiste a entregar un proyecto y no contabas con que tendrías exceso de trabajo. Ya estás con el tiempo encima y tu prometido te ha invitado a cenar, tú:

a) Lamentas no asistir, te quedas para entregar a tiempo el proyecto.
b) Te vas a la cena, pero mañana te quedarás en vela hasta terminar el trabajo.
c) De plano te vas y al día siguiente le hablas a tus clientes para decirles que lo sientes mucho, pero que el proyecto no está terminado y que si quieren, pueden buscar a alguien más.

3. Tu pareja y tú han abierto una cuenta de la que tú posees la firma. A ti se te presenta una gran oportunidad para cambiar de auto, pero te falta para completar el enganche, la solución es:

a) Hablarlo con tu novio, juntos encontrarán la manera de resolverlo.
b) Inventas una historia conmovedora para decirle que necesitas el dinero y justificas el auto diciendo que fue un obsequio de tus padres.
c) Usas el dinero sin dar mayor explicación, después de todo, también es producto de tu trabajo.

4. El exceso de trabajo los absorbe a tu novio y a ti. Tanto tu madre como tu suegra han dejado de lado sus compromisos para poder ayudarlos. Notas que estás abusando de su buena voluntad, tu forma de reaccionar es:

a) Haces todo lo posible por organizar tus tiempos y encargarte de todo.
b) Le pides a tus cuñadas que se sumen a las tareas, así todas podrán sentirse útiles.
c) Piensas que tu mamá y tu suegra no deben desaprovechar la oportunidad de ayudarte.

5. Ésta es una cuestión que requiere de reflexión: todo lo que has logrado en tu vida, hasta este momento, es producto de:

a) Tu propio esfuerzo. Aunque a veces enfrentas dificultades, no te rindes hasta lograr lo que quieres.
b) Gran parte de lo que eres se lo debes a tus padres, ellos siempre te han ayudado con tus tareas y con las primeras oportunidades de trabajo, el cual obtuviste gracias a que te recomendaron entre sus amistades.
c) En realidad es muy poco lo que has logrado, crees que nunca te has planteado un proyecto de vida real.

Respuestas
Mayoría de A
Indudablemente eres una mujer muy responsable y consciente de tus compromisos. Asumes tu vida con rectitud y estás a favor de la comunicación, eso hace que los demás sientan profundo respeto por ti. Habrá quienes piensen que exageras, pero si te detienes a pensarlo, tu alto grado de responsabilidad te ha dejado grandes satisfacciones y te ha permitido mantener tu vida en equilibrio. ¡Felicidades!

Mayoría de B
Aún tienes un largo camino por recorrer. Aunque siempre es bueno pedir apoyo cuando lo necesitas, no debes confundir la ayuda con la obligación. Es cierto que a veces cuesta trabajo asumir una responsabilidad, pero debes aceptar que tú eres la encargada de conducir tu vida por el mejor camino. El matrimonio requiere de una alta dosis de responsabilidad; toma en cuenta que, al vivir juntos, ambos sacarán a flote su verdadera forma de ser y esos detalles que ahora no parecen importantes, pueden tomar otras dimensiones. Cambia tu actitud, recuerda que por mucho amor que una persona te tenga, todo tiene un límite y llegará un momento en que las puertas se te cierren por tu falta de compromiso.

Mayoría de C
Te has preguntado: ¿qué será de ti cuando tengas que enfrentar al mundo sola o ahora que, de la mano de tu pareja, encabeces un hogar? Iniciar una etapa súper importante en tu vida, como el matrimonio, es el mejor momento para empezar a responsabilizarte de tus acciones sin verlo como sacrificio. Hasta ahora has corrido con la suerte de encontrar a tu lado a alguien que responda por ti, pero no siempre será así. Tal vez no te has dado cuenta de todas las cosas que eres capaz de hacer por ti misma. La responsabilidad es una cualidad que se forma desde la infancia, pero nunca es tarde para trabajar en ella. Comprométete contigo misma y con el mundo que te rodea, descubrirás que no es una misión imposible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *