Zacatecas ciudad mágica y señorial

Cultura, romance, aventura y mucha diversión es lo que Zacatecas ofrece a sus visitantes; una amplia gama de atracciones y servicios que harán de tu visita a la ciudad colonial por excelencia, un viaje sin precedentes.

Desde el romanticismo de sus callejones y la belleza de sus edificios históricos hasta la adrenalina del ecoturismo, el vértigo del teleférico y la imperdonable visita a su legendaria mina El Edén, todo reunido bajo un mismo nombre: Zacatecas. Visitar esta ciudad, Patrimonio Cultural de la Humanidad, se convierte en una experiencia prodigiosa.

Zacatecas fue el nombre que los aztecas le dieron a los habitantes de la región del cerro de La Bufa, vocablo náhuatl que significa “habitantes de la tierra donde abunda el zacate”. La ciudad fue fundada en 1546 por Juan de Tolosa y originalmente se le conoció como Minas de los Zacatecas debido a su riqueza mineral, situación que redituó fuertes ingresos a la Corona Española confiriéndole más tarde el título de Ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas.

Los atractivos de la Ciudad de Cantera y Corazón de Plata, son interminables, por lo cual necesitarás varios días para poder apreciarlos en su totalidad. Comencemos con el centro de la ciudad donde podrás apreciar la belleza de sus construcciones históricas: la Catedral Basílica de Zacatecas, labrada en cantera rosa con fachada de estilo churrigueresco ricamente ornamentada y considerada uno de los templos más hermosos del país; el Ex Templo de San Agustín con su monumental fachada churrigueresca, erigido en el siglo XVIII; el Santuario de Nuestra Señora del Patrocinio, situado en el Cerro de la Bufa, casa de la Patrona de Zacatecas: Nuestra Señora del Patrocinio, y el Templo de Nuestra Señora de Fátima, construido a mediados del siglo XX, réplica del Santuario construido en Fátima, Portugal.

En cuanto a museos, los hay y con gran historia. El Museo Rafael Coronel se encuentra dentro del Ex Convento de San Francisco, de excepcional belleza, fue construido durante el siglo XVI y alberga en su interior cinco salas que exhiben la colección de máscaras más extensa del mundo, la colección de títeres de Rosette Aranda propios siglo XIX, utensilios prehispánicos, proyectos arquitectónicos de Diego Rivera y un extenso grupo de figurillas de terracota de la época colonial.

El Museo Pedro Coronel se encuentra en el antiguo templo de Santo Domingo de Guzmán que perteneció originalmente a los jesuitas; cuenta con tres naves que albergan magníficos retablos barrocos y la colección particular de arte universal del pintor y escultor zacatecano Pedro Coronel: obras egipcias, griegas, romanas, hindúes, chinas, japonesas, mayas, aztecas y africanas, así como pinturas de Picasso, Braque, Delacroix, Dalí, Ledger, Vasarel y Miró.

Además, el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez, el más importante de América Latina en su género; el Museo Francisco Goytia, ubicado en la antigua residencia de los Gobernadores, con muestras de importantes artistas plásticos de la ciudad; la Galería Episcopal, con una importante muestra de arte sacro perteneciente al obispado de Zacatecas; el Museo La Toma de Zacatecas, en el Cerro de la Bufa, con piezas de artillería, fotografías, periódicos y documentos que ilustran este hecho revolucionario, así como el Museo Zacatecano que cuenta con grandiosas colecciones de temática huichol: más de 150 piezas bordadas, colección de retablos o exvotos populares, herrería mexicana de los siglos XVII y XVIII y fotomurales de Juan Víctor Aráuz.

A cuál más de espectacular resulta el Teatro Fernando Calderón, construido en el siglo XIX, con impresionante fachada de estilo clásico y vestíbulo art-nouveau, hoy por hoy el eje central de una buena parte de la vida cultural zacatecana: teatro, danza, conciertos, exposiciones artísticas, etcétera. El Mercado Hidalgo, construido y decorado a fines del siglo XIX por órdenes de Porfirio Díaz, además, La Plaza de Armas, el Palacio de Gobierno, el Acueducto El Cubo, La Plaza de Toros San Pedro —que actualmente se ha convertido un prestigiado hotel—, la Alameda Trinidad García de la Cadena, el Mirador del Cerro de la Bufa y, por supuesto, la inolvidable Mina El Edén, habilitada para recorridos turísticos en un tren a la vieja usanza y dentro de la cual funciona una discoteca.

El teleférico, ícono de la ciudad, te ofrece un recorrido de aproximadamente 650 metros: desde el cerro El Grillo hasta el Cerro de la Bufa, a una altura de 85 metros, lo que te ofrecer una panorámica impresionante de la ciudad. El Parque General Enrique Estrada es otro de sus grandes atractivos y destaca por su maravilloso lago, cascada artificial, puentes de concreto, áreas verdes y bancas para beneplácito del andante.

Muy cerca de la ciudad se encuentran dos zonas arqueológicas de gran trascendencia histórica: La Quemada (Chicomoztoc), ubicada 50 kilómetros al sureste de la ciudad, su ocupación se dio entre los años 300 y 1200 d. de C., sitio arqueológico que destaca por sus edificios construidos con material de piedra sobre terrazas artificiales en la ladera de un cerro: La Ciudadela, el Salón de Columnas, el Juego de Pelota, la Pirámide Votiva, el Palacio y el Cuartel, son algunas de sus construcciones más representativas. Altavista, por su parte, se localiza a 55 kilómetros al noreste de la ciudad, centro arqueológico en el que destaca la plaza cuadrangular con un altar al centro, el Salón de las Columnas con 28 estructuras de planta circular y la Pirámide del Sol que aloja una cripta.

Si buscas aventura y adrenalina al máximo, entonces el ecoturismo es para ti, ya sea en la Sierra de Órganos, a 45 minutos de Sombrerete, área ideal para realizar caminatas compuesta por formaciones rocosas de origen volcánico; la Sierra de Cardos, cerca de Jerez, con enormes formaciones rocosas de origen volcánico, paredes planas y columnas cilíndricas y rectangulares propicias para la práctica del rappel; el Cañón de Juchipila, de estupenda panorámica, ubicado al suroeste de Zacatecas, es un estrecho y profundo cañón formado por las paredes de la Sierra de Montes y la Sierra de Nochistlán, con una altura de 1,300 metros, una zona propicia para la práctica de rappel, ciclismo de montaña, escalada y campamento y, por último, el Cerro de la Bufa, al cual podrás llegar mediante el teleférico y donde podrás realizar caminatas y disfrutar de un boscoso paisaje. Para los amantes de la pesca hay dos alternativas: las presas El Chique y Miguel Alemán.

La traza urbana de esta bella ciudad llena de pequeñas calles angostas, callejones y desniveles derivados de la complicada topografía local, sus maravillosas artesanías, centros comerciales, hoteles de lujo, restaurantes, vida nocturna, festivales de talla internacional y miles de atractivos más, están esperando por ti para hacer de tu viaje una placentera realidad. No lo pienses más y visita Zacatecas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *