Consejo de belleza para mamá

Hablar del maquillaje de las señoras no es lo mismo que hablar del maquillaje de las jóvenes pues, tanto la gama de colores como la fórmula y los ingredientes de los cosméticos y cremas resultan completamente diferentes.

El hablar del maquillaje de señora o mujer madura, es dejar en claro que a la mujer le gusta cuidar su imagen y apariencia a cualquier edad y en cualquier ocasión. Y qué mejor que aprovechar el mes del amor para procurarles nuevas técnicas de belleza que las ayuden a lucir encantadoras ante su marido, sus hijos y ante todas las personas que las rodean.

En primera, hay que dejar muy en claro que no hay mujer vieja, la edad se lleva en el corazón. Claro que tenemos que estar conscientes de que después de cierta edad la piel se vuelve más flácida, pierde humedad, aparecen surcos y cambian los volúmenes; estas imperfecciones contribuyen a crear sombras provocando que el rostro pierda la luminosidad y firmeza de la juventud. Por esta razón, las firmas cosméticas han creado líneas de belleza específicas para cada edad, con ingredientes que restauran la piel devolviéndole su tersura y belleza. Éstas, aunadas a los consejos que les voy a dar, serán nuestras principales herramientas para atenuar este tipo de imperfecciones.

El maquillaje en general, tanto bases como sombras, máscara de pestañas, etcétera, no debe ser demasiado cubriente porque nos daría un efecto contrario al deseado, enfatizando líneas de expresión en lugar de ocultarlas. Procura maquillarte con naturalidad, pues si intentas crear un maquillaje demasiado sofisticado corres el riesgo de lucir muy artificial, con apariencia avejentada, de mal gusto y hasta fuera de lugar. Así que recordemos esta primicia: a más edad, menos maquillaje, menos color, más buen gusto, más naturalidad y mas sencillez.

Como en todas las etapas de la vida, la piel continúa necesitando cuidados básicos, tal como la crema hidratante y nutritiva, que ahora sí se volverá imprescindible. Después de hidratar el rostro, utiliza algún producto tensor; mi recomendación es la ampolleta Flash, que te brinda un efecto tensor por más de 14 horas. Posteriormente, aplica el gel de contorno de ojos para lograr una mirada más fresca y luminosa.

El maquillaje de fondo debe ser muy fluido, hidratante, luminoso y lo más parecido posible al tono de tu piel; cuidado con el uso de matices oscuros ya que pueden dar un efecto de envejecimiento. Las correcciones serán el siguiente paso: corrector claro en párpados, aletas de la nariz, rictus, ojeras y muy sutilmente en los surcos de las arrugas; el corrector oscuro solo te lo recomiendo si se trata de un evento por la noche, en este caso, aplícalo en el doble mentón, también conocido como papada y mandíbula.

Para las sombras elige tonos suaves y mates, evita las de acabado brillante pues resaltan las arrugas; tonos como el durazno, melocotón, mamey, melón, naranja suave, terracota, son la mejor opción. Si te gusta delinear tus ojos evita el delineador líquido pues endurece la mirada y más aún cuando éste es de color; opta por lápices o delineador en pasta o crema, en colores como marrones, grises, morados, azules, no olvides difuminar muy bien la línea para suavizar tu mirada.

Si te gusta usar pestaña postiza la recomendación es optar por aquellas que vienen en “grupitos” o separadas, y no las de una tira; elige aquellas que tengan un largo natural para no verte como Clarabella. Las cejas son escasas a esta edad, así que podremos apoyarnos con el lápiz de cejas para rellenar y dar una apariencia de abundancia, pero sin exagerar.

En cuanto a la boca, hay que recordar que con el paso del tiempo el contorno de los labios pierde definición, por lo que será necesario redefinirlo; dibuja el contorno de tus labios con un lápiz delineador en color carne, procurando corregir labios gruesos, delgados, etcétera, al trazar las comisuras eleva la línea de manera ascendente para suavizar su caída. Difumínalo y aplica un poco de polvo compacto o traslúcidos y después rellena con la barra de labios. Evita los labiales cremosos y brillantes puesto que resaltan las arrugas.

El rubor también debe ser muy natural, si es en polvo aplícalo con brocha y difumínalo bien para evitar que quede como mancha; realiza su aplicación con mucha prudencia ya que tiende a marcar las líneas de expresión.

En el maquillaje, no basta con tener los cosméticos y aplicarlos, hay que saber cómo podemos sacarles el mayor provecho para atenuar esas pequeñas imperfecciones. Como damas respetables, cuiden su imagen procurando en todo momento un maquillaje fresco y elegante, evitando caer en la exageración, pues con todo respeto, se ve de muy mal gusto que una señora se exceda con el uso de colores, rubor, sombras, pestañas postizas.

Así que mamás de los novios, a cuidarse y a mostrarse bellísimas, no sólo en la boda de sus hijos, sino a toda hora. Y no olviden los pañuelos faciales para después de la misa porque seguramente saldrán abundantes lágrimas durante y después del festejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *