Colesterol bueno, ¿es realmente bueno?

En México, los niveles elevados de colesterol en la sangre son un factor de riesgo importante para infarto agudo al miocardio y junto con la diabetes mellitus explican dos terceras partes de la mortalidad por cardiopatía isquémica en el país.

Con su nuevo hallazgo, expertos del Hospital Houston Methodist podrían cambiar la forma en la que se trata el colesterol actualmente. Los investigadores encontraron nuevas evidencias que desafían una noción de 40 años de cuán rápido se elimina o bajan los niveles de colesterol en sangre.

Este descubrimiento realizado por el Dr. Henry Pownall, bioquímico médico, y su equipo, revela un nuevo camino en la cadena de eliminación del colesterol que será clave para desarrollar nuevos medicamentos para reducirlo.

 

Sus hallazgos fueron publicados en un artículo titulado, Lipoproteínas-Apo AI derivadas de alta densidad derivadas del gen ABCA1 y lípidos metabólicamente segregados, en la revista sobre arteriosclerosis, trombosis y biología vascular de la American Heart Association.

El Dr. Pownall explicó que el propósito inicial de su estudio era probar que el modelo actual de transporte de colesterol a través del cuerpo era correcto. Resultó, sin embargo, que el modelo no estaba del todo bien.

 

Si bien la mayoría de los estudios analizan el colesterol bueno o HDL en su forma, el Dr. Pownall y sus colegas estudiaron el colesterol HDL en una forma temprana y observaron que éste va directamente al hígado, omitiendo en gran medida la conversión a la forma madura del HDL.

El especialista del Hospital Houston Methodist explicó que “no es que las prácticas actuales de tratamiento del colesterol LDL o “malo” sean incorrectas, sino que los médicos e investigadores necesitan entender mejor cómo el colesterol “bueno” contribuye a la enfermedad cardiovascular y entender que algunos pacientes con HDL alto y que siempre se consideraron “sanos”, están realmente en riesgo.”

Agregó que, “el HDL, o colesterol bueno es un sistema mucho más complicado de entender y de tratar. Tendremos que rediseñar nuevos medicamentos para reducir el colesterol bueno también. Buscaremos intervenciones, tal vez dietéticas, tal vez farmacológicas, que aumenten el colesterol HDL de una manera que ayude a proteger las arterias y prevenir enfermedades cardiovasculares, pero manteniéndolo en control”.

 

* Ubicado en el Centro Médico de Texas, el Houston Methodist Hospital es considerado como el número uno en el estado de Texas por la revista U.S. News & World Report. Reconocido a nivel mundial por su investigación médica de vanguardia, por la atención y cuidado a sus pacientes y por sus áreas de alta especialidad. Para mayor información: http://www.houstonmethodist.org/ En redes sociales: https://www.facebook.com/houstonmethodist y en https://twitter.com/MethodistHosp

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *