Cómo crear más momentos de felicidad en tu vida

Vivir a medias no es una buena filosofía; sin embargo, en muchos momentos somos víctimas de esta actitud como consecuencia del estrés, el cansancio y las preocupaciones. Tú puedes hacer magia en tu vida, por medio de la creatividad, la ilusión y la fe en los sueños. ¿Cómo dar forma a esos instantes cotidianos para mejorar tu calidad de vida?

 

En primer lugar, vive tu vida con una clara autenticidad al tomar conciencia de que, más allá de las semejanzas que pueden existir entre tu historia y la de otras personas, en realidad, tú personalizas cada decisión, cada meta y cada proyecto que emprendes. Por tanto, vive más conectado con tu propio criterio y no te dejes condicionar por las expectativas que otras personas han depositado en ti.

Prioriza el valor de lo sencillo porque, de este modo, si se producen cambios en tu rutina es muy posible que puedas seguir manteniendo esos momentos de felicidad sencilla a pesar de los cambios recientes.

Pon en valor, por encima de tus errores y defectos, todo tu potencial de superación, aquellas acciones buenas que pones en práctica para construir un mundo mejor, tu intención de hacer que la vida de las personas que quieres sea más agradable gracias a tu compañía, tu propósito de evolucionar y crecer como persona. Es decir, no te mires de una forma reduccionista en torno a posibles limitaciones. Observa tu ser integral porque eres una persona única.

Comparte tu vida con los demás. Esta es una clave de la felicidad porque gracias a estos lazos de amistad, los motivos de ilusión también se multiplican en tu vida. Quienes comparten una buena noticia contigo están haciendo que tú seas partícipe de ese hecho. Por tanto, desde tu posición, practica la gratitud por tener esta oportunidad de sentir la alegría.

Conecta con tu mundo emocional y observa la belleza que existe en cada sentimiento que es acorde a la lógica de una situación externa. Así como es natural sentir tristeza ante la muerte de un ser querido, del mismo modo, también es natural sentir alegría ante un acontecimiento feliz. No des la espalda a aquellos sentimientos que pueden resultarte menos agradables, pero son igualmente necesarios.

Mira siempre al presente. Tanto cuando te sientes satisfecho contigo mismo, como cuando crees que te has equivocado por un error reciente. En cualquier caso, si quieres hacer algo al respecto, tienes que hacerlo ahora.

Dedica más tiempo a hacer cosas que te gusten. No reserves estos placeres únicamente para el periodo de vacaciones. La excusa de “no tengo tiempo” no es realista porque puedes transformar esta afirmación en una motivación para gestionar mejor las horas.

* Maite Nicuesa Guelbenzu, coach en mobifriends blog, red social para conocer gente y hacer amigos. Puedes seguir sus publicaciones a través de mobifriends en Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *