¿Sano y sabroso? ¡Sí se puede!

Parecería que hoy en día a la hora de comer necesitamos, además de los cubiertos, una báscula, una tabla de composición de alimentos y hasta un científico para que nos diga si nuestras elecciones al momento de comer son correctas.

En realidad no debería ser una lucha, los alimentos procesados son un buen complemento a los alimentos frescos. Si eliges buenas marcas, puedes tener la seguridad de obtener una alimentación correcta, de preservar nutrientes por más tiempo y evitar desperdicios.

Sabemos que hay debates en pro de lo natural y en contra de lo procesado; sin embargo, es necesario establecer diferencias, pues no todos los alimentos procesados son malos. Que un alimento sea natural sólo significa que se encuentra en su estado original y fresco, y que no ha pasado por ningún proceso. Los buenos productos procesados toman los ingredientes naturales y los combinan, deshidratan, pasteurizan y fortifican para ofrecernos opciones conservables y con altos estándares nutricionales.

 

¿Quieres saber cómo enriquecer tus alimentos?, te damos unas ideas para que, mientras te facilitas la vida en la cocina, puedas crear platillos nutritivos y llenos de sabor que contribuyen a una dieta sana y balanceada.

 

#1 Ensalada exprés

Cuando tengas poco tiempo, una ensaladita de atún te sacará del apuro y comerás muy rico. Elige una presentación en agua y añádele sabor con mayonesa Hellmann’s, que también te aportará grasas vegetales y está hecha con huevos de campo.

#2 ¿Antojo de algo frito?


Puedes darte este lujo de vez en cuando, y será más sano si eliges para freír una grasa que resiste el calor, te da mucho sabor y te aporta nutrientes; como Margarina Primavera Chantilly, que contiene omega 3 y 6 que, en una dieta equilibrada, contribuye al desarrollo de grandes y chicos.

 

#3 Desayuno rápido y nutritivo

Basta con calentar leche y añadir Maizena para obtener un atole delicioso de vainilla, cajeta, fresa o chocolate, para mandar a los niños y adultos listos para comenzar sus actividades, pues Maizena está fortificada con vitaminas y minerales que ayudan a cubrir parte de las necesidades diarias de los niños, aporta vitaminas A, C, ácido fólico y minerales, como hierro y zinc.

 

#4 Sopas en un 2 x 3

¿Por qué complicarse? Prepara deliciosos arroces o sopas de pasta en minutos, además de asegurarte a ti y a tu familia una comida nutritiva y con pocas calorías. Muchas de las sopas y arroces de Knorr contienen verduras deshidratadas que pueden contribuir a aumentar el consumo de vegetales. Adicional, el proceso de horneado o pre cocido permiten cocinarlas más rápido y reducir calorías.

 

#5 Ensalada de papas deliciosa

Consiente a tus invitados o lleva un platillo que fascinará a todos en una reunión, así de rápido: haz un aderezo con 6 cucharadas de Mayonesa Hellmann’s, ½ cucharada de Knorr, 1 cucharada de vinagre, 1 cucharada de mostaza dulce y 1 cucharada de cebollín picado. Adereza con esta mezcla 4 papas cocidas y cortadas en cubos. ¡Disfruta!

 

#6 Postre nutritivo

Prepara una natilla de chocolate o de vainilla añadiendo menos leche a las instrucciones de Maizena, las instrucciones para prepara natillas vienen en el empaque. Obtendrás un postre rápido, delicioso y fortificado con vitaminas y minerales.

 

#7 ¡Gazpacho ya!

¿Estás en la playa y quieres algo ligero y rápido? Un gazpacho satisfará tu antojo. Hazlo licuando 4 jitomates, un diente de ajo, ½ pepino y ½ cucharadita de Knorr.

 

#8 Cremas ligeras

Una excelente manera de integrar vegetales a tu dieta es haciendo deliciosas cremas de verduras. Reduce las calorías y el sodio, al mismo tiempo que elevas su valor nutricional con dos sencillos trucos: sustituye la leche o la crema por un caldo preparado con Knorr, y espésala con una cucharada de Maizena por cada litro de caldo. Obtendrás una crema nutritiva, fortificada y bien sazonada. Además, es una excelente opción para los intolerantes al gluten y a la lactosa.

 

#9 Más sabor con poca sal

Ayúdate de otras especias y productos deshidratados para resaltar el sabor de tus comidas y reducir el consumo de sal.

 

  • Ajo y jengibre: mezcla estos dos ingredientes en polvo y darás muchísimo sabor a tus platillos.
  • Chiles y currys: chile piquín, pimienta de cayena o curry no te harán extrañar la sal.
  • Caldo deshidratado: una pizca de Knorr en polvo mejorará la sazón con una cantidad mínima de sodio.
  • Ajonjolí: puedes molerlo y espolvorearlo como si fuera sal para realzar el sabor de tu comida.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *