¿Estoy deprimido?

Cuando la vida está llena de conflictos y tristeza, el cuerpo lo sabe. Nada te satisface, tienes síntomas en tu cuerpo, colitis, dolor de espalda, alergias, lo que se llama somatización.

Moverse, cambiar, fluir, en esto consiste la vida. El agua o la sangre de las personas enfermas suele estar detenida. Cuando deja de fluir, el cuerpo comienza a deteriorarse y si la sangre de tu cerebro se detiene, tu vida puede estar en peligro. ¿Por qué se estanca la sangre? Por el estancamiento de las emociones.

 

Adjetivos como loco, holgazán, huevón, histérico, débil, neurótico, jetón, son una manera de evadir una enfermedad, la cual puede terminar con la vida, dañar las relaciones sociales, destruir la familia o terminar en la ruina. Los índices del padecimiento son altos, lo que significa que le puede dar a personas que tú conoces, a las que amas y de las cuales dependes. La tragedia es que no se cura por la pura voluntad. Cuando la vida está llena de conflictos y tristeza el cuerpo lo sabe. Moverse, cambiar, fluir, en esto consiste la vida.

Depresión y cansancio

Se distingue de la tristeza en cinco formas básicas.

 

  • Es mucho más dolorosa.
  • Es más prolongada.
  • Interfiere con la funcionalidad cotidiana.
  • Es una emoción destructiva.
  • Representa un síndrome.
  • Implica una serie de problemas en la interacción social, la conducta y el funcionamiento mental y biológico.

 

Conozcamos algunos de los tipos de depresión más comunes, así como sus características.

 

Depresión mayor

Los trastornos deben presentarse al menos durante dos semanas. Los síntomas son trastornos del sueño, cambios en el apetito, fatiga severa, dificultad para concentrarse, pérdida de interés y placer en actividades que antes se disfrutaban, sentimientos de culpa, pérdida de seguridad y de confianza en sí mismo. Este tipo de depresión está asociado a una mortalidad alta. Un 15% de los sujetos mueren por suicidio. La edad más vulnerable es de 55 años. Los que padecen el trastorno depresivo mayor sufren más dolor, más enfermedades físicas y presentan pobre actividad física, social y personal.

 

Distímia

Los síntomas son menos severos, pero más crónicos. Es difícil de diferenciar de la depresión mayor ya que presenta síntomas parecidos, sin embargo, se diferencian porque son menos graves y permanecen durante años. Los síntomas más frecuentes son los sentimientos de incompetencia, la pérdida generalizada de interés o placer, el aislamiento social, los sentimientos de culpa o tristeza referentes al pasado, irritabilidad o ira excesiva y el descenso de la actividad, la eficiencia o la productividad.

 

Depresión reactiva o duelo

Es el período en el cual un evento nos toma por sorpresa. Lo que antecede al proceso de duelo es llamado síndrome general de adaptación, la respuesta es variable y depende de los filtros personales, de acuerdo a la cultura, la familia y a la personalidad del sujeto a tragedias tales como la muerte de un ser querido, la pérdida de trabajo, al diagnóstico de cáncer, un divorcio, un asalto o pérdidas económicas.

Trastorno bipolar

También llamado trastorno maniaco depresivo. Un cambio de polaridad se define como un curso clínico en el que un episodio depresivo mayor evoluciona hasta un episodio maníaco o un episodio mixto, o en el que un episodio maníaco o mixto se complica hasta un episodio depresivo mayor. Este trastorno involucra las emociones en los dos polos. La manía afecta al juicio lo que ocasiona salirse de la realidad adquiriendo deudas o exceso de problemas; en otros casos, aumento de energía hasta ponerse eufóricos, lo que incrementa la creatividad y la productividad, los encontramos en el mundo de las artes y en la política en personajes reconocidos. En la etapa depresiva puede pasar días y hasta semanas sin levantarse, aterrados por nada en particular, con deseos de morir o arrepentidos de los gastos que hicieron y las personas con las que se involucraron.

 

Trastorno afectivo estacional

La depresión aparece en una época del año, por lo general, en invierno, mejora en primavera y en verano. La causa se debe a los cambios bioquímicos provocados por los niveles de luz de las estaciones del año. Además, los recuerdos de los que no están, las personas queridas que fallecieron, los problemas económicos, los gastos de fin de año contagiados del espíritu consumista.

 

Depresión postparto

Inicia al tercer o cuarto día del nacimiento del bebé; puede variar en duración y severidad en un rango de leve a severa, el padecimiento trae consigo una serie de emociones encontradas. De un 70 a un 85 por ciento de las mujeres experimentan depresión moderada de corta duración llamada “Baby Blues”, los síntomas son tristeza y ansiedad que duran poco más de una semana. El agotamiento, la tristeza y la ansiedad pueden llegar a ser tan severos que interfieren con las labores de la vida diaria. Si no es tratada en los primeros estadios puede durar un año o más. En algunos casos raros, se presenta con síntomas como los de una enfermedad mental (psicosis). Los síntomas son: coraje, sensación de incapacidad, inseguridad, llanto fácil, irritabilidad, tristeza, cansancio o falta de energía, trastornos del sueño, disminución en la habilidad de pensar y de concentrarse, anhedonia, dolor de cabeza y de espalda, palpitaciones, preocupación excesiva.

 

Depresión masculina

Culturalmente los varones aprenden desde niños a sobrevaluar su independencia, a no expresar el dolor y la tristeza, a sentirse fuertes y a no pedir ayuda ni consejos. Se les entrena para enfocarse en el crecimiento económico y el éxito, razón por la que ven las enfermedades, especialmente la emocional, como un golpe a su masculinidad. Por esta razón, niegan o evitan los problemas hasta qué un evento catastrófico ocurre como la pérdida del trabajo, una infidelidad, un arresto o una enfermedad grave. Cuando buscan ayuda se enfocan en los síntomas físicos, dolor de cabeza, problemas digestivos y dolor crónico. Si el diagnóstico es depresión se resisten al tratamiento por el estigma de que podría dañar su carrera y su entorno social. Los síntomas son pérdida de interés en el trabajo, disfunción eréctil, pérdida de interés en las relaciones sexuales con su pareja, se fatigan fácilmente, se alteran fácilmente, llegan a la violencia, trabajan en exceso, se aíslan, buscan sexo casual y se aficionan a las actividades de riesgo. Wiston Churchill la llamaba “su perro negro” y cuando se sentía debilitado, la manera de cuidarse del perro era el trabajo compulsivo y el exceso de alcohol.

Recomendaciones

  • Medicamentos: los antipresivos son los fármacos que se utilizan en el tratamiento para la depresión, deben ser prescritos por un profesional de la salud mental; sin embargo, para la recuperación es importante incluir la psicoterapia con la finalidad de adquirir herramientas en el manejo del estrés y los problemas familiares.
  • Homeopatía: visitar a un homeópata profesional.
  • Ejercicio: un programa de ejercicio cada día. No hay pretextos: una caminata en el parque, pasear en bicicleta, subir y bajar escaleras, veinte minutos al día.
  • Yoga: en sánscrito yoga significa “unión” y su propósito consiste en la unión de cuerpo, mente y espíritu. Las posturas o asanas son benéficas para los músculos y el sistema cardiovascular, calman la ansiedad y ayudan a concentrarse.
  • Responsabilidad: el que padece depresión debe responsabilizarse de su recuperación, esto dependerá en gran medida del conocimiento que adquiera del padecimiento y de la ganancia secundaria que lo acompaña. Si con el pretexto de la depresión ya no trabaja, ya no va a la escuela, si todos están al pendiente, lo más seguro es que no quiera mejorar, es obvio que no le conviene.
  • La música: posee vibraciones que generan una frecuencia curativa. El Concierto para piano, de Rachmaninov; Música acuática, de Handel; Concierto para violín, de Beethoven; Sinfonía número 8, de Dvorak; Imagina, de John Lennon. Para la ansiedad: Concierto de Aranjuéz, de Joaquín Rodrigo; Las cuatro estaciones, de Vivaldi; Sínfonía K.425, de Mozart.
  • Alimentación equilibrada: como dijo Hipócrates: “Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”. Las frutas como la piña, el melón y el plátano contienen aminoácidos que estimulan al neurotransmisor serotonina, encargado del estado de ánimo, el placer y la atención.
  • Redes de apoyo: el poder de espíritu y de las palabras de las personas que nos rodean son significativas y es en verdad maravilloso. Cultiva las amistades, es muy notorio que las personas deprimidas tienen un comportamiento al que yo llamo “como los cometas”, porque aparecen y desaparecen, tardan años en acordarse de que tienen amigos, la vida se les va sin darse cuenta.
  • No acostumbrarse: la costumbre se hace ley. No esperar a que el estado de ánimo mejore por sí mismo. Todo tiene solución, menos la muerte

 

* Dra. Rosa Chávez Cárdenas es psicóloga, homeópata y terapeuta, contáctala en: www.rosachavez.com.mx [email protected] https://twitter.com/DrRosaCh https://www.facebook.com/Tratamientointegral/

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *