Cómo tener coraje para superar los miedos

¿Quién no tiene miedo? Sería imposible encontrar a alguien que no tenga ningún tipo de temor. El miedo es inherente al propio vivir. De hecho, existen sentimientos universales. Por ejemplo, la inquietud ante la muerte. Sin embargo, dentro de ti late la fuerza del coraje que nace cuando en lugar de recrearte tanto en tus puntos débiles o en aquello que te asusta, te centras en el plan de acción que vas a emprender para alcanzar esa meta.

 

La valentía es fundamental no solo en el plano personal, sino también, en el ámbito profesional. Las dificultades forman parte del camino de la vida. Volver a levantarte después de haber tropezado es el mayor signo de valentía. Un gesto que marca la diferencia en la experiencia del propio vivir. ¿Cómo tener coraje para superar los miedos?

1.- ¿Qué harías si no tuvieras miedo? Posiciónate en ese escenario ideal para meditar sin el impacto de esta emoción.

2.- Honestidad, ante todo. Eres valiente cuando tomas aquellas decisiones que realmente conectan con la verdad de tu corazón. Aquellas decisiones que te reafirman en la persona que quieres llegar a ser.

3.- El error forma parte de las cartas del juego. Por tanto, deja de vivir con el peso de un perfeccionismo que te aplasta y asume que existen factores imprevisibles que no puedes controlar. Ninguna experiencia es vacía porque siempre puedes obtener conclusiones personales a partir de cada vivencia.

4.- Márcate un objetivo que sea un reto para ti. ¿Qué decisión estás posponiendo bajo la sombra de algún temor? Por ejemplo, si estás enamorado: ¿por qué no expresas tus sentimientos sin dejarte paralizar por el miedo a no ser correspondido?

5.- Asume la verdad y acepta las consecuencias de la realidad. Desde esta perspectiva, alcanzas la máxima valentía ante la vida.

6.- Cambia tus creencias en torno al miedo. El temor no debería paralizarte sino ayudarte a ser más prudente. La prudencia sí es positiva; sin embargo, el pánico que te paraliza ante sueños bonitos invade tu forma de observar la realidad.

7.- Confía en la ley del paso del tiempo. Es muy posible que, a los treinta años, te sientas más preparado para superar situaciones que te afectaban más cuando estabas en la adolescencia. Eso no significa que el tiempo lo haga todo por sí mismo, sin embargo, sí es un aliado sí tú mismo trabajas tus miedos a través de la introspección a lo largo de los años.

8.- Cine, teatro y literatura. A través de estos géneros expresivos puedes conocer historias y personajes que te inspiran con la fuerza del coraje como un modo de ser ante la vida.

9.- Realiza el ejercicio metafórico de escribir una carta destinada a ese miedo que te asusta: ¿qué le dirías?, ¿qué mensaje le quieres dar para que se marche?

10.- Intenta observar las emociones de forma visual a través del ejemplo de un semáforo. Imagina que el temor queda representado por el color rojo. Como en la vida misma, el semáforo de la emoción cambiará de color en algún momento para dar paso a la valentía.

* Maite Nicuesa Guelbenzu, coach en mobifriends blog, red social para conocer gente y hacer amigos. Puedes seguir sus publicaciones a través de mobifriends en Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *