Cómo elevar tu autoestima en una relación de pareja estable

Una relación de pareja puede atravesar distintas etapas; sin embargo, en ninguna circunstancia te olvides de ti mismo por priorizar el vínculo como pareja. Tu autoestima es la base de esa capacidad de amar que te define. Por tanto, empieza por quererte a ti mismo sin condiciones. ¿Cómo cultivar tu autoestima?

 

Implícate en crear conciencia en tu relación de pareja. Por ejemplo, un hogar no se llena de vida únicamente por el hecho de compartir piso con otra persona, es importante compartir momentos, celebrar acontecimientos, dotar a cada estancia de una decoración personalizada… Solo así un lugar tiene alma propia. Por tanto, al tomar las decisiones de redecoración del hogar, pide la opinión de tu pareja porque es fundamental que estos aspectos se mediten de mutuo acuerdo.

El tiempo es un límite en la vida; sin embargo, cuando tomamos verdadera conciencia del tiempo asumimos que no tenemos control sobre él en la forma de una entidad material. El tiempo, en muchos aspectos, trasciende nuestra propia voluntad como muestran esos imprevistos que surgen en el momento más inesperado. Por tanto, aprende a relajarte y fluye con la vida. Puede que tengas una lista interminable de ocupaciones, pero, no te olvides de ti. Tú eres tu principal apoyo en la aventura del amor.

Dedica a tu pareja caricias positivas. Las caricias no solo hacen referencia al lenguaje físico de expresión de afecto en la pareja. Las caricias emocionales son aquellas palabras bonitas, aquellos elogios, aquellos mensajes de reconocimiento y apoyo que dedicas a tu pareja. Palabras infinitas que nutren su ánimo. El mensaje de “te quiero” es uno de los más conocidos.

Puedes dejar volar tu imaginación para crear otras muchas fórmulas de demostración de afecto. ¡Escucha tu corazón! Estas caricias emocionales deben tener una razón objetiva, es decir, no se trata de caer en la adulación romántica de convertir el lenguaje en un vehículo de palabras bonitas, pero vacías. Tus mensajes deben tener un referente real, un motivo que justifique ese mensaje más allá del propio amor.

Y a su vez, aprende a pedir tus propias caricias emocionales. Aprende a expresar tus necesidades porque es difícil que tu pareja pueda adivinarlas. Ten tu propio criterio y tu punto de vista, tú no has venido a este mundo para cumplir las expectativas de tu pareja. Amar no es dependencia sino compartir un proyecto vital, por un tiempo determinado, caminando juntos, buscando la colaboración recíproca.

Cuida tus necesidades físicas por medio de un descanso reparador, una alimentación sana y el deporte (entre otras muchas fórmulas). Y, por supuesto, cuida tus necesidades emocionales a través de la lectura, el contacto con la naturaleza y la realización de tantas actividades que te encantan.

Disfruta de la amistad. Cultiva la amistad dentro de tu propia relación de pareja, pero también, con otras personas. Los lazos externos a la relación de pareja son terapéuticos para elevar la resiliencia personal frente a esas dificultades que surgen en la convivencia y que pueden producir cierto nivel de estrés. Por ejemplo, gracias a la conversación con un amigo con el que compartes en confidencia un hecho que está haciendo sufrir, puedes desahogarte y liberar ese malestar.

* Maite Nicuesa Guelbenzu, coach en mobifriends blog, red social para conocer gente y hacer amigos. Puedes seguir sus publicaciones a través de mobifriends en Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *