Cuyutlán Colima, tierra de agua y sal

Muy cercana a la bahía de Manzanillo se localiza la Laguna de Cuyutlán, cuyo nombre se traduce como el lugar de los coyotes, debido a que estos animales descendían a las costas con la finalidad de robar los huevos de las tortugas. Aquí mismo, en Cuyutlán, se localiza el Museo de la Sal, en cual es posible conocer el procedimiento para la obtención de este mineral, un proceso milenario e interesante que es quizá la actividad principal del lugar.

En la costa noroeste de Colima mucho antes de la colonia y bajo el gobierno del Rey Colimán, se rendía tributo al imperio azteca mediante uno de los tesoros más grandes de la cuenca del Pacífico, la sal, el precioso tesoro blanco, producto que hasta la fecha es venerado por los habitantes de la región.

Para los colimenses la sal sigue siendo profundamente importante y es por ello que preservan los procesos originales para la extracción de la sal, los cuales se llevan a cabo por medio de la desecación solar, una técnica artesanal que ha sido heredada desde la época antigua.

 

Si bien esta forma de extracción conserva los procesos originales poco a poco le han sido incorporadas nuevas técnicas que buscan garantizar aquellas regulaciones de calidad e higiene que resguardan el bienestar de sus consumidores, obtener la sal en la laguna de Cuyutlán puede ser considerado como todo un arte, pues cada paso es realizado en forma manual. Por ejemplo, se realizan pequeños estanques con el suelo de la laguna en donde se recolecta la sal, dichos estanques son construidos por familias completas durante la época de sequía con la finalidad de estar preparados para la nueva temporada de lluvias.

Gracias a las características de extracción ha sido posible colocar a la sal de la Laguna de Cuyutlán como un producto auténtico y de magnífica calidad que le permiten posicionarse no sólo como una sal de cocina común y corriente si no como una sal gruesa y gourmet ideal para sazonar cualquier platillo de autor.

 

Con sabor a mar, con sabores de su tierra y con muchas historias de familia la sal de Cuyutlán es una de las favoritas para los expertos de la gastronomía local, si tu deseas comer algo diferente, delicioso y con un gran sello de calidad no puedes dejar de visitar Barceló Karmina localizado en el puerto de manzanillo, resort de lujo que se distingue por contar con algunos de los mejores restaurantes de la zona, bajo la dirección del chef Armando Cazares visitar el restaurante de especialidades Agave es garantía de que probarás grandes delicias culinarias, como lo es el aguachile, platillo perfeccionado por el Chef Armando y considerado como uno de los platillos emblemáticos del Hotel.

 

Barceló Hotel Group

https://www.barcelo.com/es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *