Degeneración cerebral: una amenaza para nuestra identidad

El cerebro juega un papel fundamental en nuestra historia como especie, esa masa de textura gelatinosa de poco más de un kilo y 100 billones de neuronas constituye el piloto que conduce el resto de nuestro cuerpo.

 

Por: Dr. Mauricio Veloso Espinosa

El órgano rey también juega un papel clave a escala individual, desde las zonas primarias que se encuentran en el centro de la masa encefálica, hasta las capas más externas, todas actúan al unísono, como un director de orquesta llevando la tomando decisiones. Por otro lado, existen áreas del cerebro que están regulando nuestra respiración, sin darnos cuenta, mientras que otras siguen alertas a posibles amenazas. Es un órgano multiestructural y multifuncional.

El cerebro juega un papel clave tanto en nuestra supervivencia básica, como en la forma en la que destacamos y nos construimos como entes individuales, especiales. Nuestra conciencia es lo que nos diferencia de los demás seres humanos: de ella brota la idea que tenemos de nosotros mismos, los pensamientos que nos hacen originales y los procesos mentales únicos que nos caracterizan. Es decir, en el cerebro construimos los elementos angulares que conforman nuestro carácter y, por ende, la base de nuestra identidad. De esta manera, una parte importante de nuestra esencia depende del buen funcionamiento del órgano rey.

 

Por si fuera poco, el cerebro humano es un órgano tan desarrollado que es el único de todos los que conforman el cuerpo que tiene la capacidad de reflexionar sobre sí mismo; de medir su desempeño y proponerse mejorar.

Naturalmente, esa idea nos incomoda mucho, puesto que si bien es un hecho ineludible el que todos los órganos de nuestro cuerpo vayan a oxidarse conforme vivimos, quisiéramos al menos conservar nuestra mente fresca, dado que es el bastión de nuestra identidad. Nos es muy difícil imaginar perder nuestra personalidad, deseos y recuerdos, porque son lo que nos diferencian de los demás y nos hacen únicos. La buena noticia es que gracias a esa conciencia que tenemos, también podemos empezar a cuidar nuestro cerebro desde temprano y así tener mayores oportunidades para que tenga un envejecimiento saludable.

 

Un paso sencillo que podemos implementar desde el día de hoy, es la ingesta de antioxidantes que tengan una acción real sobre nuestras neuronas, de esta manera las estaríamos nutriendo y protegiendo y podemos asegurarles una vida mucho más larga y sana.

El Omega 5 nano (ácido punícico nanoemulsificado), por ejemplo, destaca por ser de los que más eficazmente frena la oxidación de nuestras células. Con unas cantidades mínimas de esa sustancia al día, es posible potenciar las neurotransmisiones de nuestro cerebro y no solo evitar la neurodegeneración a largo plazo, sino que también gozar al 100% de nuestras capacidades cognitivas desde el día de hoy.

 

GranaGard es un antioxidante que fue reducido a dimensiones nano moleculares. Gracias a ese diminuto tamaño, logra penetrar todos los órganos del cuerpo humano a profundidades donde ningún otro antioxidante llegaría, alcanzando de esta manera las capas más profundas del cerebro. Es un producto está a la venta en México desde este año y puede pedirse en la página web de la Distribuidora BíoLife: www.granagard.com.mx/

 

* Dr. Mauricio Veloso Espinosa, Médico Cardiólogo y Director General de Distribuidora Biolife México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *