Cómo evitar el chantaje emocional en pareja

El chantaje emocional puede producirse en una relación de pareja ante una situación de ira, es decir, el chantaje puede ser una actitud de respuesta frente a un hecho determinado que rompe con las propias expectativas personales. Generalmente, tiene esta actitud aquella persona que tiene una baja tolerancia a la frustración. El chantaje es una forma de trampa, manipulación o coacción ante la que puedes sentirte condicionado.

Sin embargo, es muy importante que por mucho que quieras a tu pareja, no aceptes este tipo de juegos psicológicos. Defiende tus derechos personales y tu libertad. Uno de los síntomas más claros de que estás sufriendo algún tipo de chantaje emocional es que te sientes presionado para hacer algo que no quieres hacer en realidad, es decir, sientes que tu pareja te está manipulando en tu libertad.

El chantaje psicológico puede ser tan sutil que en ocasiones no se refleja tanto por el mensaje en sí mismo, es decir, por las palabras utilizadas, como por el tono en el que la persona ha expresado su mensaje en forma de desprecio.

Existen diferentes clases de chantaje. Uno de los más frecuentes en la relación de pareja es el victimismo, el rol de aquella persona que utiliza la lástima como una forma de conseguir siempre aquello que se propone. Otra actitud habitual es la de hacer promesas para lograr un objetivo determinado, sin embargo, las promesas terminan en saco roto. Esta es otra forma de chantaje emocional: la de las expectativas no cumplidas que producen una especie de espejismo en el amor.

Para evitar el chantaje en la pareja es muy importante tener una actitud consciente para determinar qué rol desempeña cada uno y en qué situación alguno de los dos somete al otro a algún tipo de manipulación. Recuerda que cuando una persona quiere a otra de verdad, ama su libertad y la potencia.

* Maite Nicuesa Guelbenzu, coach en mobifriends blog, red social para conocer gente y hacer amigos. Puedes seguir sus publicaciones a través de mobifriends en Twitter.

Deja un comentario