Mujeres cougars

La relación afectiva de una mujer en la cuarta o quinta década de la vida con un hombre más joven, se puso de moda, ya no es algo que se tenga que esconder. La equidad de género se equilibró hasta en las preferencias, igualándose con la tradicional relación tan vista y aceptada del hombre mayor con la jovencita que parece su nieta.

El término ‘cougar’ inició en Canadá, después pasó a Estados Unidos y se popularizó entre las artistas de Hollywood. Varias famosas nos presumieron a sus nuevos galanes después de divorciarse, seguramente para recuperar el ego después de que sus afamados maridos fueron infieles con jovencitas con unos cuerpazos. Demi Moore, J. López, Madonna; entre las mexicanas, Irma Serrano ‘La Tigresa’, María Felix, Susana Zavaleta que presume a su galán 15 años más joven que ella. Hollywood impone los modelos a seguir, la industria mueve millones de dólares, los artistas son más famosos que los escritores y que hasta los ganadores de los premios Nobel.

La palabra cougar se tomó como adjetivo del inglés, puma, animal cazador que está al acecho de otro de menor tamaño para su sobrevivencia. El término se refiere a una mujer que tiene como pareja a un joven que puede tener la edad de su hijo, para obtener placer o para ayudarlo a crecer.

El perfil de los hombres que se sienten atraídos por mujeres mayores es resultado de situaciones en las que se quedaron atrapados en las fantasías de la niñez, un Edipo no resuelto, mucha madre o ausencia de madre. Según las investigaciones de Freud, los niños varones desean a la madre y rechazan al padre que lo ven como un rival. El complejo surge en los primeros años de vida, normalmente se resuelve antes de la adolescencia, etapa en la que el niño ya tiene grupo de amigos, que suplen la dependencia de la madre; su mamá ya no será el centro de atención. Muchos niños no logran superarlo, por ausencia o rechazo del padre o por una madre posesiva que lo vuelve inseguro. El abandono también le traerá conflictos en su relación con las mujeres, será un conquistador, seductor, pero sin compromiso, algunos tienen varios hijos, en donde estará ausente. Antes de que lo abandonen, el abandona, muy al estilo de Luis Miguel. El Edipo fue el primer complejo descrito por Freud, en su observación de la mitología griega, la tragedia recreada por Sófocles, a partir de sus investigaciones del Psicoanálisis. Freud no resolvió el Edipo, todas las tardes, como relojito, visitaba a su madre, seguramente por eso se adentró en su investigación.

La mujer cougar encuadra en dos perfiles: la que le gusta el control y las que tienen el rol de madre. Las mujeres empresarias están acostumbradas al poder y al control. Las artistas a la admiración. Las mujeres que se desenvuelven en la política, al uso del poder. El otro grupo, las que cargan con el rol de madre y lo adoptan como un hijo más, en ocasiones con más privilegios que a sus propios hijos —incluso suelen rivalizar como si fueran hermanos—, en algunos casos el galán se enamora de la hija de su pareja, en este rol se ubican las mujeres codependientes, las que sufrieron de niñas viviendo con padres alcohólicos, las que sufrieron abuso sexual, físico y abandono. Ellas aprendieron a ser cuidadoras, de tal manera que rescatan a hombres que necesitan de sus cuidados, atrapados en adicciones y hasta delincuentes. En la parte sana de dar y recibir, ellos se superan y la relación se equilibra creciendo juntos.

Lety, de familia empresaria, vive en una ciudad en la que todos se conocen y tiene ‘mala suerte’ con los hombres, así me lo hizo saber ella. Lety se quedó con ganas de un hijo, pero se le pasó el tiempo al no encontrar un buen marido. Conoce a Paco, doce años más joven, sin trabajo, sin estudios, se enamora perdidamente de él. Sin darse cuenta lo adopta como un hijo, le pone un negocio, le compra carro, lo motiva a que ingrese a la universidad. Todo parecía perfecto, hasta que terminó la universidad; un día dejó una carta agradeciendo todo lo que había recibido, se fue sin llevarse nada. Lety no podía entender el abandono, tardó casi dos años en salir de la depresión.

Este tipo de relación no dura muchos años, terminan por diferentes causas: el hombre se siente atrapado, la relación se vuelve monótona, los celos de las mujeres se vuelven paranoia al no sentirse seguras, en su mente está la obsesión que las dejen por una más joven. Otra muy importante a nivel inconsciente: “Me voy porque te debo demasiado y no tengo para pagarte”.

 

En algunos grupos, la sociedad se niega a aceptar que la mujer cambie los estereotipos. Al hombre todo se le permite, incluso que exhiba a varias mujeres como símbolo de estatus o que se relacione con una joven que parezca su nieta. Es muy conocido que, en el caso de las mujeres cougar, entre hombres comenten: “Si no tiene dinero, lo único que le puede dar es asco y lástima”. Pero, sorprende que las peores críticas de este tipo de relación son de las propias mujeres: “No se da cuenta que se ve ridícula”.

Recomendaciones

  • La edad mental no es la misma que la edad cronológica. Puedes ser que ese joven tenga más crecimiento mental que un hombre mayor.
  • La diferencia de edad es cuestión de preferencias, y nos tendremos que acostumbrar a que los patrones que impone la sociedad ya no son los mismos de antaño. La mujer tiene las mismas libertades que los hombres.

  • El rol tradicional: hombre proveedor – mujer pasiva, cambió. La mujer está en el campo laboral a la altura de los varones. Si la mujer es la proveedora y ella se siente bien, no hay por qué censurarla.
  • No descuidar la relación con los hijos, con el tiempo, la mujer se queda sin el galán y los hijos resentidos se alejan.

 

* Dra. Rosa Chávez Cárdenas es psicóloga, homeópata y terapeuta, contáctala en: www.rosachavez.com.mx [email protected] https://twitter.com/DrRosaCh https://www.facebook.com/Tratamientointegral/

 

 

Deja un comentario