Estar triste por desamor no es estar deprimido

En la actualidad resulta frecuente confundir el lenguaje afectivo en torno al desamor. La tristeza es natural e inevitable tras una ruptura de pareja; sin embargo, esto no significa estar deprimido. La tristeza es una expresión lógica de un estado de ánimo que muestra el dolor de una pérdida afectiva y el proceso de adaptación al cambio. Tras el adiós, el corazón necesita hacer un periodo de duelo que puede ser más o menos largo dependiendo de las condiciones que han rodeado a ese adiós.

 

Sin embargo, una persona puede estar triste sin que esto condicione su vida diaria de un modo negativo. Por el contrario, los síntomas de la depresión comienzan cuando el afectado comienza a comprobar cómo su malestar físico y emocional, interfiere de un modo negativo en sus resultados profesionales al tener un menor nivel de motivación y de concentración.

Vivimos en una sociedad que nos envía mensajes constantes sobre optimismo; sin embargo, el optimismo nunca puede ir en contra de la ley natural de los propios sentimientos que, cuando son naturales, son una respuesta a las circunstancias del momento. ¿Cómo aliviar la tristeza del desamor?

1.- Intenta no sobrecargarte con muchas preocupaciones. Por ejemplo, puede que no estés en un buen momento para ser el confidente de un amigo que está pasando por una situación muy dolorosa.

2.- Busca pequeños anclajes en tu vida. Elige como fondo de pantalla de tu teléfono móvil una fotografía que te inspira emociones de calma y relax. Por ejemplo, una imagen de un paisaje natural.

3.- El cine puede ser una catarsis; sin embargo, el verdadero flechazo emocional con una cinta surge en el momento más inesperado en el que te sientes realmente conectado con una película que te envía un mensaje de fuerza gracias a su protagonista.

4.- Algunas actividades tan sencillas como poner en práctica el arte de la jardinería y el cuidado de las flores puede estimular el sentirte bien en contacto con el espacio natural.

5.- Cuando vayas a dar un paseo por el campo, intenta observar todos los detalles. Por ejemplo, las piedras presentes en algunas zonas del camino. Contempla el vuelo de los pájaros. Escucha el sonido del viento. Aprecia el aroma de las flores. No tomes esta excursión como una carrera hacia una meta, vive todas las sensaciones con pausa.

6.- Disfruta de ese placer de dormir hasta tarde durante el sábado para descansar mientras experimentas el agradable placer de las sábanas en tu piel.

* Maite Nicuesa Guelbenzu, coach en mobifriends blog, red social para conocer gente y hacer amigos. Puedes seguir sus publicaciones a través de mobifriends en Twitter.

 

Deja un comentario