Cómo cuidar tu cerebro con amor

No solo el corazón necesita dosis de romanticismo vital para respirar la ilusión del presente. El amor mueve el mundo en todas sus formas y manifestaciones. Por esta razón, no dudes en alimentar tu cerebro con dosis de esperanza. ¿Cómo mimarte más por dentro?

Tienes una lluvia constante de pensamientos a lo largo del día, sin embargo, no siempre la frecuencia de nuestros pensamientos es la más saludable. Así ocurre cuando caemos en la inercia del pensamiento negativo. Por tanto, intentar observar la realidad en su lado más amable. No importa la edad que tengas, ojalá que siempre quede una parte del idealismo infantil latiendo en tu conciencia.

Hazte regalos útiles. Por ejemplo, la suscripción anual a una revista de psicología. De este modo, tienes el aliciente añadido de disfrutar de la lectura de artículos con ideas de inspiración vital.

Para ser un buen maestro de la felicidad, en primer lugar, tienes que ser un buen alumno. Por tanto, observa a tu alrededor y aprende cosas nuevas constantemente. No te encierres en ti mismo porque tienes mucho que aprender de los demás.

Para apreciar las grandes metas, en primer lugar, tienes que ser capaz de celebrar tus pasos más sencillos. Cambia la perspectiva. Los pasos más pequeños son el camino hacia esos logros que harán historia en tu vida.

A veces, el inconsciente nos traiciona actualizando del pasado un recuerdo que no nos agrada. En ese caso, conviértete en un explorador de tesoros existenciales para bucear en tu mundo interior y traer a la realidad actual detalles bonitos del ayer.

Además, en tu tiempo de ocio, también es muy recomendable que encuentres espacio para practicar aficiones creativas como la pintura, el solfeo, la poesía o el arte. La vida es belleza. Y no existe mejor manifestación de perfección estética que la capacidad que tienes de proyectar tu propia esencia en tus acciones.

* Maite Nicuesa Guelbenzu, coach en mobifriends blog, red social para conocer gente y hacer amigos. Puedes seguir sus publicaciones a través de mobifriends en Twitter.

Deja un comentario