Cómo reducir el estrés previo a la entrevista de trabajo

Existen distintos tipos de estrés. Y no todos ellos son negativos. Por ejemplo, el estrés previo a una entrevista de trabajo es totalmente natural puesto que está en relación con un hecho externo concreto. Es decir, existe una relación directa entre el estado de ánimo interior y esa prueba profesional sobre la que has depositado expectativas. Por esta razón, intenta comprender la lógica de tus propios sentimientos para no boicotear tu potencial. 

 

Como recomendación práctica te sugiero que el día previo a una entrevista de trabajo te acuestes temprano para descansar. Inicia tu descanso con un ejercicio de relajación puesto que, a través del control de tu respiración, todos tus músculos se relajan.

Intenta dejar el menor número de detalles abierto a la improvisación del último momento. Prepara también, el día previo, la ropa que lucirás en la entrevista de trabajo y colócala en la percha. Intenta elegir ropa con la que experimentes la seguridad y la comodidad de sentirte bien en un contexto profesional.

Comparte la noticia de la entrevista de trabajo con alguna persona de tu confianza; pero, intenta no decirlo en exceso si la idea de que tanta gente te pregunte qué tal te ha ido en la prueba te produce cierto nivel de nervios. Si finalmente eres elegido en el proceso de selección, ya tendrás la oportunidad de compartir tu infinita alegría con todos.

No dramatices la posibilidad de no ser elegido. No observes cada entrevista de trabajo como tu último tren. No importa la edad que tengas. Gracias a tu talento, tendrás nuevas oportunidades. Intenta poner en valor todo lo que tú puedes aportar a la empresa porque si te centras en tus fortalezas también te sentirás menos nervioso en una entrevista de trabajo.

Para motivarte en la realización de la entrevista, te animo a programar para después de la prueba, un plan de ocio y tiempo libre que te guste. Una actividad que sea como un premio al esfuerzo personal que vas a hacer ese día. Un premio muy merecido.

A modo de inspiración de cine, te sugiero ir a ver la película “La La Land” protagonizada por Emma Stone y Ryan Gosling. Mia y Sebastian, los protagonistas de esta película que te anima a creer en los sueños, son un ejemplo de cómo es fundamental tener una constancia definitiva para realizar una meta. De esta película puedes obtener muchas reflexiones. Por ejemplo, habrá momentos en los que tendrás ganas de tirar la toalla, pero no debes hacerlo porque estás más cerca de lo que piensas de alcanzar ese objetivo. Además, tienes que creer en tu talento presente y potencial como tu principal tesoro. Que ninguna entrevista de trabajo haga que tu autoestima pierda valor.

* Maite Nicuesa Guelbenzu, coach en mobifriends blog, red social para conocer gente y hacer amigos. Puedes seguir sus publicaciones a través de mobifriends en Twitter.

Deja un comentario