Disfrutar el proceso

La civilización, la educación en la competencia, la ley del más fuerte, los apegos, nos mantienen en la búsqueda de reconocimiento. Para entenderlo les compartiré un proverbio oriental acerca de la búsqueda del premio.

“Cuando el arquero dispara por el placer de hacerlo mantiene con él toda su habilidad. Cuando dispara esperando ganar una medalla de bronce ya está nervioso. Cuando dispara para ganar una medalla de oro, pierde el control pensando en el premio y malgasta la mitad de su habilidad. El deseo de ganar le quita la alegría y el disfrute de disparar. El deseo del triunfo y el resultado para conseguir el premio se convierten en enemigos que le roban la visión, la armonía y el goce. El deseo y la ambición se vuelcan en su contra”.FIANCEE-BODAS-NOV-SALUD-DISFRUTA-EL-PROCESO-VIVE-TUS-DESEOS-1Son varios los factores que afectan a los deportistas que viven de las recompensas, salarios elevados, compensaciones por resultados, publicidad que les infla el ego, corrupción, se vuelven objetos y dejan de ser sujetos, el resultado de la fama afecta su psiqué, se despersonalizan.

Hay dos tipos de dependencias. El deseo de cuyo cumplimiento depende la felicidad y el deseo de donde no depende la felicidad. El primer deseo se vuelve una esclavitud, ya que la felicidad depende de él. Como en el enamoramiento que se depende de la persona amada, la dependencia a la sustancia de la cual se vuelven adictos, incluso el apego a objetos como a un auto o a la tecnología.FIANCEE-BODAS-NOV-SALUD-DISFRUTA-EL-PROCESO-VIVE-TUS-DESEOS-2El segundo deseo deja abierta otra alternativa, sustituir. Si se cumple me alegro y si no, buscó otra alternativa que también me haga feliz. Esta habilidad de adaptación puede que te deje más satisfecho, te conformas y te adaptas a la alternativa. Por ejemplo, te gusta un auto de cierta marca y has soñado por años con tener uno, aunque es muy costoso y no lo puedes adquirir; sin embargo, necesitas un vehículo para transportarte, entonces sustituyes, optas por otra marca de acuerdo a tus posibilidades y dejas abierta la posibilidad de algún día poder realizar el sueño. Juan y Lety llevaban una buena relación de pareja, vinieron a consulta cuando estaban a punto de divorciarse. La economía se vino abajo. Juan se endeudó con un carro, las mensualidades eran tan altas que las discusiones se convirtieron en el tema de todos los días. Llegamos a un acuerdo: Juan aceptó vender el auto, la deuda relajó la relación y, sorpresivamente, la relación mejoró, hasta se fueron unos días de viaje.FIANCEE-BODAS-NOV-SALUD-DISFRUTA-EL-PROCESO-VIVE-TUS-DESEOS-4

Hay una tercera opción para vivir los deseos: que éstos se vuelvan estímulos para la sorpresa, como en la práctica de los deportes en donde no importa el perder o ganar, sino jugar por el placer de hacerlo. Estaba en la clase de aeróbics, el maestro se transformaba como en un militar, nos gritaba y ofendía: “¡Venimos a trabajar, fodongas!”. Lo extraño es que nadie se defendía. Cuando se dirigió a mi le dije: “El que viene a trabajar eres tú. Yo vengo a disfrutar la clase”. No volvió a gritarnos. Con las actividades extra escolares de los niños los estresan demasiado, los llevan a clases de natación, karate, fútbol o cualquier deporte, en lugar de disfrutarlo les ocasionan más estrés, no ven la práctica como un disfrute, en todos existe competencia y se acostumbran a que, en la vida, todo es perder o ganar.FIANCEE-BODAS-NOV-SALUD-DISFRUTA-EL-PROCESO-VIVE-TUS-DESEOS-5

Nos programan desde niños para ser felices o infelices. Vivimos esperando la crítica o el reconocimiento. Si los niños obtienen altas calificaciones son catalogados como inteligentes, si obtienen bajas calificaciones son tontos o flojos. Los programan para repetir modelos, solo siguen órdenes, no les permiten pensar. Cuando evaluo a los niños en mi consulta, les pido que me hagan dibujos, al terminar me preguntan “¿cuánto saqué de calificación?”.FIANCEE-BODAS-NOV-SALUD-DISFRUTA-EL-PROCESO-VIVE-TUS-DESEOS-7El daño que nos hace la crítica o la falta de reconocimiento. Tere padece depresión. Me compartió que ella era el patito feo de la familia, la única morena, todos sus hermanos de piel blanca, cabello rubio y ojos azules. Con lágrimas en los ojos me dijo que su madre nunca la quiso porque se parecía a su abuela, la madre de su padre. Se quedó asombrada cuando le dije: “Qué bueno que te hicieron sentir fea, me doy cuenta de todo lo que has hecho para obtener reconocimiento, licenciatura, maestría y doctorado, ya te compraste dos casas y hasta mantienes a tu madre. Tu hermana la bonita se quedó pensando que la belleza era eterna, no terminó ni la prepa, ahora está viuda sin dinero y con tres hijos”. Le cayó el veinte. Tere se dedicó a prepararse esperando reconocimiento de manera inconsciente y no había tomado consciencia de sus alcances.

FIANCEE-BODAS-NOV-SALUD-DISFRUTA-EL-PROCESO-VIVE-TUS-DESEOS-6

La programación y condicionamiento que vivimos desde que nacemos nos vuelve dependientes. Nos enseñan a apegarnos a las personas y a los objetos. Tenemos la idea de que estudiar una carrera universitaria es para volverse ricos, incluso hay carreras de las que todavía algunas personas creen que si las estudian se harán ricos como medicina, arquitectura y leyes. Y que si estudian psicología, docencia y filosofía se morirán de hambre. Hoy en día, con tanta competencia, se tiene que estudiar por vocación para despertar habilidades y creatividad, volverse emprendedores para trabajar de manera independiente y aplicar los estudios en cualquier quehacer que deje una remuneración económica. Hoy la inteligencia se mide por el poder de adaptación. Los que piensan que el fin justifica los medios y se hacen ricos con negocios ilícitos, nunca se conforman con el resultado. Dedícate a realizar cualquier tarea en donde disfrutes el proceso y te alegres por el resultado.

Recomendaciones

  • Lo importante no es ganar, sino disfrutar el proceso. La ganancia es el resultado.
  • ¿Quieres parecer rico? Si lo quieres, entonces que la deuda te quite el sueño: carros vemos, deudas no sabemos.
  • Si quieres parecer rico paga intereses, el precio puede ser que te quedes solo y con grandes pérdidas.
  • Para ser feliz no se necesita una fortuna; pero ser feliz sin una gran riqueza, te vuelve afortunado.
  • Cultiva el ser, más que el tener. El ser te lleva a la seguridad y el tener te crea insatisfacción.
  • La felicidad es en sí misma, la descubres cuando te liberas de todo juicio y prejuicio.
  • La libertad no tiene precio; pero, es uno de los grandes miedos, sentirnos libres.
  • Vive el presente. El futuro es incierto, del pasado solo nos queda el aprendizaje y el recuerdo de los bellos momentos.
  • Los pensamientos fluyen, las creencias nos dominan.
  • Podemos entender la tecnología, pero es más difícil entendernos a nosotros mismos.
  • Sabias palabras: “He tomado sobre mis espaldas el monopolio de mejorar solo a una persona, a mi mismo y sé cuán difícil es conseguirlo”, Gandhi.

* Dra. Rosa Chávez Cárdenas es psicóloga, homeópata y terapeuta, contáctala en: www.rosachavez.com.mx [email protected] https://twitter.com/nifanifu

Deja un comentario