En busca de patologías

¿Qué tengo doctora, cual es el diagnóstico? Insisten varios pacientes al final de la consulta. La respuesta los deja asombrados: incomodidad, aburrimiento, exceso de obediencia, decepción, cansancio, las hormonas, represión, falta de amor… Me ven con cara de asombro, esperan un diagnóstico psiquiátrico. “Pero, me habían dicho que soy bipolar…”. Todos tenemos algún grado de bipolaridad, somos hormonales, las mujeres tenemos cambios de humor a lo largo del mes… Las personas, en general, están acostumbradas a salir de un consultorio con un diagnóstico y una receta en la mano, y cuando los síntomas no están claros, una lista de estudios clínicos.

De una u otra manera caemos en la trampa de la patología, si el niño es inquieto, tiene hiperactividad; si es distraído, el diagnóstico es déficit de atención; el que está de moda hoy en día, desde niños, es la bipolaridad; cuando las mujeres se quejan de varios síntomas sin encontrar la causa, hipocondríacas o histéricas; si los hombres se portan como neuróticos se justifica porque trabajan mucho o porque tiene carácter fuerte. Hace años se juntaron varias crisis en mi vida, me asaltaron para robarme el carro, me pusieron la pistola en la cabeza, luego sufrimos un robo muy cuantioso, se llevaron todo lo que pudieron, hasta el vehículo, en plena crisis económica; se sumaron varias crisis más hasta terminar en divorcio. La tensión fue tanta que afectó mi salud, una cirugía de vesícula. Cuando terminó la cirugía el dolor era intenso, pegaba de gritos, me quería quitar los drenes y salir corriendo. Me trataron como histérica y me inyectaron Valium, una hora me dejaron en ese estado. Cuando me recuperé le pregunté a una doctora anestesióloga qué había sucedido, me dijo que el medicamento había incrementado el dolor, se había terminado la anestesia y no me inyectaron analgésico, pude morir por el estrés agudo, pero, tenía misiones que cumplir.FIANCEE-BODAS-NOV-SALUD-EN-BUSCA-DE-PATOLOGIAS-1Los síntomas físicos protegen la psiqué, es una manera de liberar la tensión. Los trastornos se agravan cuando se les presta atención, ante cualquier diagnóstico buscan en Internet y llegan a experimentar síntomas de manera que confirman el diagnóstico. Varios niños que me traen a consulta cargan etiquetas de patologías, ya peregrinaron con diferentes psicólogos, neurólogos y han gastado bastante dinero en pruebas diagnósticas. Con el enfoque sistémico y el ojo clínico me doy cuenta de que el niño no es más que el reflejo de los problemas de pareja, falta de límites y de atención.

Los papás de Lety se quejan de que su hija que es muy rebelde, que no come y que siempre está de malas. Mi primer diagnóstico fue una depresión crónica. Al buscar la causa de la depresión resultó que la relación madre – hija es de rechazo, el conflicto entre ambas es abierto, la madre hostiga y la hija se defiende mientras el padre permanece neutral para no quedar mal con ninguna.FIANCEE-BODAS-NOV-SALUD-EN-BUSCA-DE-PATOLOGIAS-2Cuando les digo que su hijo no tiene la patología que le diagnosticaron, que solo necesitan atender ciertas conductas, se niegan a aceptarlo. Algunos cambian de psicóloga o lo llevan con algún neurólogo, les conviene que el niño siga etiquetado, es más fácil echarle la culpa de lo que sucede. Muchos regresan años después con más problemas. El pobre niño se convierte en chivo expiatorio hasta de la escuela, posteriormente será un rebelde, se atrapará en adicciones o hasta en la delincuencia.

Los niños aguantan mucho, pero necesitan un padre o una madre estable. La estabilidad de los padres son las raíces que, en su vida adulta, les permitirán hacer frente a cualquier tormenta que el destino les depare. Cuando los padres permanecen en conflicto, en eternas discusiones en donde triangulan a los hijos, provocan trastornos en su personalidad que definirán hasta sus relaciones de pareja. Si los padres no tienen compromiso, respeto y voluntad para resolver sus conflictos es más sana una separación, les dejarán menos heridas psicológicas de lo que piensan. Todos necesitamos seguridad y confianza en nosotros mismos.FIANCEE-BODAS-NOV-SALUD-EN-BUSCA-DE-PATOLOGIAS-4

Recomendaciones

  • Una crisis no es un diagnóstico definitivo, incluso cuando se eleva la presión arterial o la glucosa. Falta aprender a manejar las emociones, mejor cuídense antes de un diagnóstico como diabetes o hipertensión.
  • Antes de confirmar el diágnostico de una enfermedad, consulten con otro profesional; busquen terapia si hay un conflicto familiar no resuelto.
  • Un niño inquieto es señal de que está sano, no esperen que tenga una lesión neurológica. En muchas escuelas los quieren educar como en el ejército.
  • Los medicamentos son arma de dos filos, en ocasiones causan más problemas secundarios de los que resuelven. Los antibióticos además de suprimir el sistema inmunológico causan trastornos de conducta.FIANCEE-BODAS-NOV-SALUD-EN-BUSCA-DE-PATOLOGIAS-6
  • No quieran sentirse bien alimentándose mal, fumando, bebiendo alcohol, desvelándose con la tecnología, durmiendo con luz o con ruido y sin hacer ejercicio.
  • El dolor emocional, los duelos, las pérdidas económicas, no son patologías, son procesos que tardan en ser superados.
  • La cantidad de estrés, tantos estímulos y la inseguridad en la que vivimos, no son patologías mentales, si no se contrarrestan con ejercicio causan trastornos de ansiedad.
  • No todo es herencia de los genes; pero, los modelos de comportamiento sí son modelos a seguir.
  • No esperen que la riqueza les traiga felicidad, la felicidad es un estado mental que hasta los pobres poseen. He visto a muchos ricos infelices que se vuelven tacaños hasta para dar amor, incluso se comportan como pobres.
  • Los apegos a los objetos causan temores. Entiendo que en esta era moderna no podemos vivir sin estar inmersos en el consumismo, pero no olvidemos que existen dos clases de riqueza: tener mucho o necesitar poco.

* Dra. Rosa Chávez Cárdenas es psicóloga, homeópata y terapeuta, contáctala en: www.rosachavez.com.mx [email protected] https://twitter.com/nifanifu

Deja un comentario