Las damas de la novia

Es innegable que las costumbres americanas cada día se vuelven más nuestras y en el capítulo de las bodas no hay excepción: cada vez son más las novias que se acompañan de elegantes cortejos de damas; pero, en ocasiones, estas hermosas mujeres desconocen sus roles, llegan tarde a la ceremonia, se embriagan y hasta olvidan apoyar a la festejada. Tal vez sea tiempo de aclarar cuáles son tus resposabilidades como dama de la novia.

1) Sinceridad, ante todoFIANCEE-BODAS-OCT-BODA-LAS-DAMAS-DE-LA-NOVIA-2
Cuando la novia te invite a ser su dama o madrina, responde con honestidad, no importa que sea un “no”, pero que sea verdadero. Lo mismo con cada pregunta que, a lo largo de la planeación, te confie para responderla, utiliza tu criterio objetivo y no pienses primero en ti, sino en ella.

En segundo término, hay que tomar en cuenta que fungir como dama de novia lleva implícitos múltiples gastos, entre ellos el vestido y los accesorios, el regalo de la novia, la organización de la despedida de soltera y, si es boda de destino, los viaticos y el hospedaje correrán por tu cuenta.

2) No hables a sus espaldasFIANCEE-BODAS-OCT-BODA-LAS-DAMAS-DE-LA-NOVIA-3
Puedes arruinar hasta su boda si la novia se da cuenta que, detrás de ella, opinas de manera diferente a lo que le dices de frente. Recuerda que la emotividad está a su máxima expresión cuando se planea la propia boda y tu amiga requiere de todo tu apoyo.

3) Haz equipo
Conocerás y convivirás con amigas, primas o familiares de la novia a quienes no conoces, pero con quienes deberás adaptarte al menos durante el proceso de planeación de la boda y durante la misma pues un ambiente hostilidad puede crear un infierno para la novia en plenos preparativos.

4) Apúntate
Hay tantas cosas que se requieren hacer para o durante la boda, ¡y las damas acomedidas son doblemente valiosas! Escucha qué está causando conflicto o angustia y si está en tus manos brindar apoyo, ¡ayúdala a resolverlo!

5) No opaques a la novia
Aunque todas las damas lleven vestidos iguales o con el mismo tono de color, tendrás dos alternativas al adquir tu vestido y accesorios: elegirlos lo más discretos posible o encontrar aquellos que sean “no me olvides”, esta segunda opción es la menos favorable cuando se trata de acompañar a la novia en su Gran Día, pues equivale a robarle cámara o suspiros.

6) No tomes nada personalFIANCEE-BODAS-OCT-BODA-LAS-DAMAS-DE-LA-NOVIA-1Durante la organización de la boda y en el desarrollo de la celebración, la novia podrá perder su elegancia, paciencia y hasta su buen carácter, pero no es contra ti, es solo contigo, ella confía tanto en ti que explota con quien se siente más cercana y con quien sabe que es más comprendida.

7) Sé puntual y responsable
Ya sea que te toque el ramo, las arras, el lazo, la Biblia o las velas, asume tu tarea con profesionalismo. De ser posible, una noche antes, deja en el auto aquello que se te ha confiado y asegúrate de llegar al templo con anticipación, se ve muy mal que las damas lleguen tarde o después de que la actividad asignada ha terminado.

Según la Biblia, el siete es plenitud y un número perfecto, hoy, dando honor a esa cifra dejo en siete mis propuestas con la intención de que al practicarlas te conviertas en la dama que toda novia quisiera tener y cuando llegue tu día recibas de otras lo que tú has entregado.

* Elizabeth Uribe de Petersen, Master Wedding Consultant por la ABC. Directora de Specialty Cleaners, centro de renovación, adaptación y limpieza de vestidos de novia. Contáctala en www.specialty.mx [email protected] [email protected]

Deja un comentario