Autoexploración mamaria

Las mamas ocupan un lugar de trascendental importancia para las mujeres tanto en el área de salud y maternidad como en la estética. Debido a que es una zona expuesta a patologías como la enfermedad fibroquística y cáncer de mama, resulta de vital importancia su cuidado, la autoexploración mamaria y visitar a su médico personal para realizar exámenes periódicos una vez al año.

 

Gracias a los excelentes métodos de diagnóstico que existen en la actualidad, es posible detectar de manera oportuna la enfermedad fibroquística y el cáncer de mama, lo que permite la que estos padecimientos sean curables. A continuación te enlistamos los cuidados básicos que conviene procurar a esta delicada zona de tu cuerpo, así como la manera en que podrás realizar la autoexploración mamaria mes con mes.FIANCEE-BODAS-OCT-SALUD-AUTOEXPLORACION-MAMARIA-1

La mama normal

Las mamas presentan características que varían de una mujer a otra, con el transcurso de la vida sufren diversas modificaciones: durante el ciclo menstrual, en el embarazo y con los años, las diferencias entre una y otra etapa se pueden ver y palpar. Mediante una ligera presión de tus dedos sobre los senos, podrás sentir los gránulos y nódulos de la glándula mamaria que se encuentran en el interior del pecho, rodeada de tejido adiposo. La glándula mamaria es más desarrollada en la parte superior externa del seno. Las dos mamas no son idénticas, por lo general y es frecuente que una mama sea más gruesa o esté más baja que la otra.FIANCEE-BODAS-OCT-SALUD-AUTOEXPLORACION-MAMARIA-3

Después del parto

Las mamas pueden tener algunos cambios por cuestiones hormonales una vez que la mujer ha parido; van desde la mama hipertrófica o grande, edema, pigmentación de las aréolas, dolor y cambios de coloración, así como secreción lechosa por el pezón. Todo esto desaparecerá espontáneamente, en un periodo corto que es de 15 días, aproximadamente.FIANCEE-BODAS-OCT-SALUD-AUTOEXPLORACION-MAMARIA-5

 Cuidados de las mamas

A partir de los 20 años de edad, es indispensable acudir al médico anualmente para una exploración clínica mamaria, en la cual el médico palpará y observará las mamas en búsqueda de algo anormal. A partir de los 40 años, se sugiere realizarse una mastografía, con una frecuencia de cada dos años o, bien, la que el ginecólogo señale según el historial médico.FIANCEE-BODAS-OCT-SALUD-AUTOEXPLORACION-MAMARIA-6

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo más importantes se encuentra tener más de 40 años, antecedentes familiares de este padecimiento, haber tenido la primera menstruación antes de los 12 años, así como haber comenzado la menopausia después de los 55 años. Además:FIANCEE-BODAS-OCT-SALUD-AUTOEXPLORACION-MAMARIA-2

  • No tener hijos o haberlos tenido después de los 30 años.
  • No haber amamantado al bebé.
  • Uso prolongado y sin vigilancia médica de anticonceptivos hormonales o de hormonas durante la menopausia.
  • Tener sobrepeso.
  • Consumir una dieta cargada de alimentos ricos en grasa y azúcares refinados.
  • Consumo de alcohol (2 o más copas al día).
  • Fumar.
Autoexploración

A partir de la edad de los 18 años se recomienda practicar la autoexploración mamaria en ambos senos una vez al mes, dos o tres días después de haber terminado el periodo menstrual; en el caso de las mujeres que están embarazadas y en quienes ya no menstrúan, pueden elegir un día fijo al mes, para las mujeres que están lactando es recomendable hacerlo con el pecho vacío de leche.

  1. Estando de pie, frente al espejo, observa la simetría de tus senos, su coloración y su textura; normalmente el seno derecho está más levantado que el izquierdo debido al los movimientos del brazo (si se es zurda es a la inversa).
  2. Observa la coloración de tus mamas, el cuerpo, el pezón y la areola con detenimiento. Esto para detectar diferencias en las siguientes autoexploraciones.
  3. Inclina el cuerpo hacia delante para percibir la caída de los senos, la cual deberá ser simétrica.
  4. El siguiente punto es recostarte en tu cama acomodando una pequeña almohada bajo el hombro derecho y, posteriormente, levanta el brazo derecho y coloca la mano atrás de la cabeza; con las yemas de los dedos de tu mano Izquierda, palpa el seno en el sentido de la manecillas del reloj. Presiona el pezón para valorar si hay salida de secreción.
  5. Toma la misma postura que el punto anterior para revisar de la misma manera tu mama izquierda.

Si en este procedimiento detectas una bolita, un seno más chico, desviado hacia la derecha o izquierda, con cambio de coloración (eritema naranja, violáceo), descamación, retracción, cambio de temperatura, dolor, cambios en la forma o posición del pezón, salida de secreción, blanca, lechosa, sanguinolenta, la recomendación es visitar a tu ginecólogo. La realización periódica de la autoexploración mamaria facilita su detección oportuna y tratamiento temprano.

La autoexploración de las mamas nos permite conocer nuestro cuerpo y detectar de manera temprana cualquiera alteración en la forma o tamaño del seno, situación que da la pauta para una intervención médica oportuna ante la posible presencia del cáncer de mama.

En el marco de la celebración del 19 de octubre, Día Mundial de lucha contra el cáncer de mama, te invitamos a sumarte a la cultura de la autoexploración y la revisión médica periódica para disminuir la incidencia del cáncer de mama.

Deja un comentario