Tiempo y dinero

Sin lugar a dudas, tiempo y dinero resultan factores primordiales en la vida cotidiana, más aún cuando hablamos de la convivencia en pareja. Para lograr una óptima administración de ambos factores requirán mucha comunicación.

En la soltería, cuando fallan las finanzas o la agenda personal, la responsabilidad y las consecuencias recaen sólo en nosotros; sin embargo, cuando esto sucede en la vida de pareja es necesario rendir cuentas, dar explicaciones, justificar los fallos y encontrar una inmediata solución ya que, aquí, no estarán los papás para sacarnos del apuro. Hoy dedicaremos este espacio para platicar sobre dos aspectos muy relevantes en la vida de pareja: la administración del tiempo y la administración del dinero.

Tiempo

Uno de los problemas más importantes en relación con la distribución del tiempo es, precisamente, no saber distinguir entre lo qué es importante y lo qué es urgente y, acto seguido, dejar de hacer lo importante para realizar lo urgente.

 

Sabemos que es sumamente importante comunicarnos con nuestra pareja para conocerla, para mostrar interés por lo que hace, para involucrarnos en sus proyectos, etcétera; sin embargo, en el día a día, surgen un sin fin de pequeñas necesidades urgentes que impiden, en principio, esta atención.

 

Para evitar que esto suceda en su matrimonio, habrá que enseñarnos a organizar nuestras actividades en la vida cotidiana de acuerdo con aquello que es prioritario en cada momento. ¿Cuál es la clave? Se trata de coordinar el desarrollo de las actividades rutinarias, aquellas que realizas todos los días, con las actividades que tienen un desarrollo continuo en un tiempo determinado, como  podría ser el último proyecto
de tu trabajo, la remodelación de la casa, etcétera.

 

Por ejemplo, llamar o ver a al novio o a la novia todos los días, sería una actividad cotidiana; si en el momento en que te llama por teléfono o llega a tu casa te encuentras realizando alguna actividad relacionada con tu trabajo o con la familia, tendrás qué jerarquizar y determinar qué es importante y qué es urgente. Aquí la clave es usar el sentido común para establecer normas lógicas de jerarquización, ¿qué urge y qué puede esperar? Estas normas serán el resultado de valorar la naturaleza de las actividades que hay que realizar.

 

Te sugiero tener siempre presente estos cinco puntos, en este mismo orden, para priorizar correctamente tus labores.

 

1) Actividades que hay que realizar frecuentemente y en un momento específico.

2) Actividades que necesitan un periodo de tiempo continuo en un horario específico para realizarlas.

3) Actividades que requieren de bastante tiempo para realizarse, pero que no requieren que sea seguido.

4) Actividades de duración variable que pueden realizarse en cualquier momento.

5) Actividades periódicas, pero no frecuentes, o actividades ocasionales a realizar en una fecha dada. 

 

En el noviazgo, la mayoría de las veces, se desconoce la fuerza de su mutua capacidad dado que únicamente se dedican a compartir sus sueños. En el matrimonio habrá que compartirlo todo, es una moneda al aire y puede salir “cara” o “cruz” y cualquiera que sea el resultado, habrá que aceptarlo: porque no hay matrimonio a prueba. Habrá entonces que darle un orden a todas esas actividades y otorgárles su debido tiempo.

 

Dinero

Por otro lado, y no menos importante, resulta hablar del tema del dinero pues resulta ser una de las discusiones más frecuentes dentro del matrimonio: “Todo lo que te doy lo acomodas”, “Eres un barrilito sin fondo”, “No sé qué le haces al dinero, tú piensas que se da en maceta”.

 

Hoy en día ha tomado gran impulso y relevancia el tema de las finanzas personales como una herramienta para alcanzar nuestras metas económicas de corto, mediano y largo plazo. Para lograr este objetivo, es vital contar con información técnica oportuna y confiable que nos sirva como marco de referencia para una adecuada toma de decisiones; en el caso de las tarjetas de crédito, por ejemplo, sería prudente indagar aspectos tan importantes como el cobro de comisiones, intereses, anualidades, pagos mínimos, fechas de corte y pago, entre otros y no inclinarnos sólo a los beneficios que nos pueden redituar. A la par, sería conveniente desarrollar la disciplina en nuestros hábitos financieros e irlos mejorando paulatina y gradualmente, imagina que pudieras regresar el tiempo y hubieses ahorrado el 10 por ciento de todos tus ingresos en el último año, ¿cuánto tendrías ahora? Nunca es tarde para comenzar.

El presupuesto será una herramienta básica para el buen manejo de sus finanzas. Éste se basará en una técnica de planeación financiera, en donde quedará plasmado el registro anticipado de las entradas de dinero y los gastos normales que se realizan durante un periodo determinado. Etimológicamente, presupuesto significa “antes de lo hecho”, y representa una importante herramienta de planeación financiera.

 

Dinero y tiempo serán dos factores básicos en su nueva vida de pareja, así que no estaría por demás que desde hoy comenzaran a reflexionar sobre ambos temas.

 

* Lic. Jorge Manzano Árias es Conductor del programa Enamorados, más información en: www.emanas.com.mxCurso prematrimonial con validez eclesiástica, Jesús García No. 1238, Col. Mezquitán Country, Guadalajara, Jalisco. Teléfono: 01 (33) 3825 5717.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *