Lencería de novias

Si hablamos de la lencería de la novia, hay que tener en mente dos momentos importantísimos que requerirán de una elección cuidadosa: la celebración y la noche de bodas.

Cuando hablamos de lencería para novias muchas chicas imaginan encajes, listones, sedas, estampados… ¡Ah! Cómo resistir a esas delicadas y hermosas prendas. Pues aunque no se trata de resistirnos a la tentación, sí se trata de cuidar que en cada momento se lleven las prendas adecuadas, es decir: comodidad con el vestido de novia, y sensualidad en la noche de bodas.

 

Es definitivo: no usarás la misma lencería bajo el vestido de novia que en tu noche de bodas; si algo debes tener muy en claro es este tema. Veamos algunos puntos que habrá que considerar antes de realizar la elección.

 

Bajo el vestido

La lencería que acompañará tu vestido de novia deberá ser adquirida justo para la ocasión, es decir, una vez que tengas el vestido de novia podrás comprar la lencería, pero no antes.

 

Presta mucha atención a la forma de tu vestido, sus escotes, transparencias, el tipo de texturas y aplicaciones, las asimetrías… Es decir, si tu vestido tiene la espalda totalmente escotada habrá que optar por un bra’ con tirantes acomodados de tal forma que no se vean, incluso pensar en las copas autoadheribles es una excelente idea. Evita los tirantes transparentes, se ven mal y acumulan sudor, lo que podría provocar algún brote de acné. En el caso de los corsés, no requieren uso de ropa interior, sus copas están reforzadas y han sido creadas para levantar y mantener firme esta zona de tu cuerpo.

 

Ahora bien, si hablamos de vestidos con faldas ceñidas, habrá que cuidar el tipo de bragas, en este caso encajes o
aplicaciones serían demasiado notorias, lo más recomendable podría ser una braga completa —que tape todo el glúteo—, sin bordes evidentes, esto le dará firmeza a tus glúteos. Las tangas no son muy recomendables a menos que tengas un trasero súper ejercitado y firme.

Las medias son sensuales, cómodas y una excelente opción cuando se planea lanzar el liguero a mitad de la celebración. Las hay con diferentes estampados, de red, con apliques de pedrería, en distintos colores, elige la que más se adapte a tu estilo. Y no olvides la liga.

 

Bajo las sábanas

Una vez concluido el festejo, los novios iniciarán su feliz vida de pareja en la alcoba nupcial. Para este momento tan bello y tan íntimo, es fabuloso elegir un ajuar a la altura. Date cinco minutos para cambiarte y lucir súper sexy, no solo para lucir tu lencería, también para ponerte unas gotas de perfume, dar una arregladita al cabello y quizá hasta un poco de rubor y barra de labios para vernos aún más lindas.

 

Aquí sí que podemos echar a volar la imaginación: encajes, listones, transparencias, holanes, brillos, estampados atrevidos y hasta disfraces sensuales. Todo se vale. Pero, que no sea la primera y última vez, hay que cuidar estos detalles todos los días.

 

¿Qué te ha parecido? ¿Ya tienes tu lencería para el  Gran Día? ¡Comparte con nosotros cómo será!

 

Fotografía:

http://collettedinnigan.com/topics/collettes-blog/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *