Fotografía artística de bodas: ¿cómo posar?

Llega el día de la boda y todo está preparado: las mesas, la iglesia, los vestidos, los padrinos…, es momento de que empiece la sesión fotográfica. Y seguro estarás pensando: “Y ahora, ¿cómo me paro?”.

Posar para una sesión de fotografía artística de bodas es muy sencillo y aunque pudiera llegar a parecer una batalla épica, no lo es. Tranquila, sólo recuerda estos sencillos pasos.

 

1. No intentes posar

Suena incoherente y contradictorio, lo sabemos, pero déjanos explicarte. Cuando ya tenemos puesto el vestido de novia podemos pasar horas y horas frente al espejo posando ante nuestro fotógrafo imaginario, pero en el momento no podrás ver tu reflejo para asegurarte de tener la cara relajada y las manos perfectas. Eso sólo te hará sentirte insegura, por lo que lo más recomendable en una sesión de fotografía artística de bodas es dejarte llevar, recuerda que el fotógrafo te dirigirá y no será tan difícil como parece.


2. Poses en solitario

El alma de la verdadera fotografía artística de bodas son las fotografías en solitario. Son las que dan el tono del día, que marcan el verdadero sentimiento del evento. Para ellas puedes verte coqueta, divertida o dulce y reflexiva. Intenta todas las opciones, refleja con la mirada lo que estás sintiendo y muestra la belleza del cabello o vestido. Recuerda que todo tu atuendo es una herramienta para tus fotos en solitario ¡y recuérdale al novio también!

3. Fotografías en grupo

Una vez que las fotos individuales han sido tomadas, normalmente pasamos a las fotografías de grupo. Olvídate de meter la pancita o acomodar los brazos, disfruta el momento e interactúa con tus damas y padrinos. Estos son momentos que no se repetirán y lo importante es reflejar el amor de la ocasión y que quede grabado en tu fotografía artística de bodas. Prueben con diferentes alineaciones: sólo damas y la novia, todos en círculo o hasta una pirámide de tabla rítmica, ¡las opciones son infinitas!

4. Piensa como celebridad

Así es, piensa como celebridad. Imagínate que todo el evento está siendo capturado por paparazzi y que tú sólo vas por tu boda sonriendo y sin enterarte que hay alguien tomando fotografías. Esto hará que los momentos in fraganti de la ceremonia y la recepción den ese toque de fotografía artística de bodas a tu álbum. Las mejores poses son cuando estás feliz y en lo tuyo, sin necesidad de pensar en no fruncir el ceño. Confía en tu fotógrafo y verás que las imágenes capturadas serán de tu entero agrado.

* Arturo Ayala es Fotógrafo de Bodas destino en México, Estados Unidos, Puerto Rico y Cancún. Pueden ver su trabajo en su páginawww.arturoayala.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *