Blanc (1994)

Segunda parte de la trilogía Trois couleurs. A largo de su carrera, Krzysztof Kieslowski obtuvo los premios y reconocimientos más importantes a nivel mundial. Su obra se caracteriza por la carga simbólica, la reflexión de la condición humana (miedos, deseos, sentimientos, emociones) y por captar la problemática social de su entorno.

Blanc, el segundo film de la trilogía Trois couleurs, —si se compara con Bleu y Rouge—, se puede decir que tiene menor fuerza dramática; sin embargo, es una película que lleva los sentimientos al extremo. La historia cuenta sobre matrimonio compuesto por la francesa Dominique
(Juliy Delphy) y el inmigrante polaco Karol (Zbigniew Zamacjowski), ambos se aman y se desean, pero ella pide el divorcio ante los tribunales, argumenta que su matrimonio no se ha consumado, él sufre de un problema de impotencia.

El juez declara nulo el matrimonio, a Karol le congelan la cuenta bancaria, Dominique lo acusa de daños por venganza. Sin un franco en la bolsa y con la policía detrás de él, no le queda otra opción que huir a su natal Polonia. Consigue llegar, no sin antes padecer una serie de desventuras. Es bien recibido y se pone a trabajar en su oficio de peluquero en el negocio de su mejor amigo.

Aunque no ha perdido el amor por Dominique, Karol sólo piensa en la forma de vengarse por todo lo que ha vivido a causa de ella. Quiere la Egalité de condiciones. Con el fin de materializar su idea, Karol estafa a unos especuladores de tierras, de esta manera obtiene una gran cantidad de dinero y emprende un negocio exitoso. En poco tiempo se convierte en un empresario de renombre y con mucha riqueza, ahora solo le falta encontrar la manera para que Dominique vaya a Polonia y de esta forma consumar su venganza.

La mayor parte del film se desarrolla en Polonia, en la época de invierno, las escenas lucen siempre de un blanco puro, con lo que Kieslowski refuerza la temática de la cinta desde la estética visual. El ritmo, aunque no es acelerado, se mantiene e intensifica la narrativa cinematográfica. Y vale decir que la banda sonora, compuesta por Zbigniew Preisner, es un elemento importante que crea una atmósfera que intensifica los sentimientos.

Cambiando de tema, pero no de temática, hoy quiero abordar el libro “Aliento a Muerte” de F. G. Haghenbeck, una novela que combina con maestría el pasado histórico de México con la narrativa de la novela negra. Después del fusilamiento de Maximiliano de Habsburgo, Adrian Blanquet, tras pasar un año en prisión por ser un traidor a la Patria, regresa a Tehuacán, un pueblo empobrecido a causa de la guerra, con el único fin de vengar la muerte de su padre y de su esposa. Él sabe que sus días en el pueblo están contados, y hace caso omiso a la recomendación de que se marche para seguir con vida, porque Adrian solo quiere conocer la verdad y robarle tiempo al tiempo para cumplir su propósito: la venganza. A lo largo de la novela, Haghenbeck, introduce fichas de piezas históricas y obras plásticas —de colecciones públicas y privadas—, con la finalidad de recrear con mayor precisión el momento histórico de esa época.

Bien, solo me queda decir que la mejor manera de perder el tiempo es: ver cine y leer literatura.

* Tomás Alatriste, contáctalo en [email protected]

FICHA TÉCNICA


Título: Blanc

País / año: Francia, Polonia, Suiza, 1994

Director: Krzysztof Kieslowski

Reparto: Zbigniew Zamachowski, Julie Delpy, Jerzy Stuhr, Janusz Gajos

Género: drama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *