¿Todos son iguales?

Al elegir pareja, debemos estar conscientes de lo que queremos y atentos a las cualidades que no percibimos a primera vista.

Tal vez en algún momento de tu vida te has preguntado: ¿por qué mis novios siempre son posesivos o celosos o violentos? Se trata de una situación que tiene mucho que ver con la autoestima y con el establecimiento básico de los elementos que enriquecen una relación de pareja: el compromiso, la comunicación y la confianza mutuos. Si tu noviazgo no incluye estos ingredientes, probablemente algo está mal.

 

La maestra Norma Contreras García, directora del Centro de Atención Psicológica en Intervención en Crisis y Estrés Postraumático (CAPYCEP), señala que las mujeres pueden experimentar ciertos factores repetitivos al elegir un compañero. “Ellas buscan algo en la vida y, cuando lo encuentran, no se percatan de las demás características de ese hombre. Tal vez una mujer necesita una persona tierna, que le haga saber que le importa, y esto lo encuentra, pero también es celoso y posesivo, y esto no lo ve. No existe la reflexión: ‘Le importo, pero a qué precio’ ”.

 

La psicóloga dice que esta situación es resultado de no elaborar un proceso de análisis sobre la propia historia: “¿Qué pasó en mi relación anterior?, ¿qué me enganchó de esa
persona?, ¿qué no quiero volver a vivir?”. Y puntualiza: “Sería una labor muy consciente que la mujer se diera cuenta de con quién se está relacionando otra vez: ¿Qué me atrajo de esa persona? Es una respuesta que sólo ella puede obtener, con base en sus vivencias. Así, estaría en posibilidad de decidir si continúa o no, porque ya sabe qué sigue, ya que si tiene características tan parecidas, el resultado va a ser el mismo o peor que el que ha experimentado con sus parejas anteriores”.

 

Y el análisis va más allá; es recomendable observar todos sus comportamientos. La especialista sugiere: “Esta reflexión es importante, porque a ti te tratará igual que como se relaciona con los demás, por esto resulta fundamental evaluar cómo se comporta con la mesera, la cajera del banco o la encargada de la tienda. Cuando estás ante un hombre violento, posesivo o celoso, todo el tiempo hay indicios”.

 

La experta indica que también necesitas determinar si la relación que estás viviendo incluye los ingredientes que la enriquecen cada día: “Se debe sustentarse en un compromiso mutuo, el cual crea responsabilidades con la otra persona, en busca de su bienestar. La comunicación, igualmente, es un elemento imprescindible y, para mantenerla, es necesario aprender a escuchar sin imponer las propias opiniones; es importante crear estrategias para llegar a un equilibrio en el que los dos queden satisfechos. También, es fundamental crear un lazo de seguridad y confianza entre ambos. Por último, bajo ninguna circunstancia, la pareja debe faltarse al respeto”.

 

Con base en la evaluación honesta de tu análisis, llega el tiempo de decidir si el hombre que está a tu lado es con el que realmente quieres compartir tu vida. Si tú das  comprensión, confianza, respeto y amor y no recibes lo mismo, sólo cabe una pregunta: ¿qué estás haciendo ahí? Recuerda que la primera persona a la que debes cuidar y dar todo tu cariño eres tú misma.

 

* Verónica Piña, contáctala en www.sermexico.org.mxbojorge@teleton.org.mx.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *