Boda civil

El hecho de que su matrimonio sea avalado únicamente por las leyes de los hombres, no es motivo para demeritar su celebración, ¡al contrario! Pueden realizarla tan grande como siempre lo soñaron.


En
estos tiempos es de lo más común el que la pareja decida contraer matrimonio
únicamente por la vía civil, ya sea porque no funcionó el primer matrimonio de
alguno de los dos, porque no profesan religión alguna o porque simplemente
desean esperar un tiempo antes de recibir la bendición divina. En cualquiera de
los casos, el festejo puede lucir tan hermoso como el de tus sueños.

 

Lo
primero: la novia. Si se trata del primer matrimonio de la prometida, el vestido,
su arreglo y la fiesta en general, podrán ser a su completo gusto, sin
limitaciones. Si se trata de las segundas nupcias de la mujer o de ambos, la
celebración será más sencilla y el vestido más discreto evitando caudas largas,
faldas voluminosas y diseños demasiado ostentosos; un vestido de líneas
sencillas en gama de beiges será una buena alternativa.

 

Resuelto
el dilema de la novia, vayamos al punto del cortejo. En el civil no hay
padrinos, solo testigos que serán las personas encargadas de firmar el acta. Y
tampoco hay madrinas, solo damas que serán las féminas encargadas de acompañar
y apoyar a la prometida tanto en los preparativos como en la celebración del
Gran Día.

 

Tu
futuro esposo dictará el estilo que deberán lucir los caballeros de su cortejo:
sus testigos y sus papás y hermanos, ya sea que vistan iguales o que les asigne
un color. En cuanto a las damas, la novia se encargará de seleccionar el largo
del atuendo y el color del vestido y complementos.

 

Para
hacer más vistosa tu ceremonia, ensaya con tu cortejo la entrada y salida del
recinto donde se realizará el matrimonio civil, y asígnales un lugar fijo al
momento de la celebración.

 

Hay
parejas que optan por implementar, de manera simbólica, el intercambio de
anillos durante la ceremonia civil. Si desean realizarlo, pueden
intercambiar las alianzas al momento en que el Juez los declara marido y mujer,
no olviden avisar antes para que les reserven algunos minutos de la ceremonia.

 

Es
un buen detalle repartir entre tus invitados al civil pétalos, burbujas,
confeti, globos con gas helio o cualquier otro detalle para que los reciban al
salir del recinto, ya como esposos ante las leyes de los hombres.

 

Consideraciones

       Cuando se trata de las segundas nupcias de ambos, es menester
procurar un festejo sobrio donde de ninguna manera se opaque la primer boda.

       En lo que respecta a las invitaciones, los novios serán
quienes encabecen las participaciones.

       En el caso de aquellos que tendrán boda religiosa, el novio
esperará a la prometida en el altar, ya no intervendrán los padres en la
entrega.

       Es de mal gusto invitar al exsuegro, exsuegra, incluso al
exmarido, aun cuando la relación sea de una gran amistad.

       Por último, en una boda de segundas nupcias no se sugiere ni
se espera que los invitados envíen regalos a los novios.

 

Durante
el festejo no podrán faltar las típicas tradiciones de boda, tal como el
brindis de los novios, partir el pastel, el lanzamiento del ramo o la liga, y
aquellos que son tradición en sus respectivas familias. Como ves, tu boda podrá
ser tan grande como tus mismos sueños. ¡Felicidades!


Fotografía

PhotoFeelings
Riviera Maya

Osvaldo Dorantes

www.photorivieramaya.com

Facebook:
www.facebook.com/photofeelings
 

 

Artículos
relacionados

Tu mascota en tu boda

http://fiancee.mx/revista/1129-tu-mascota-en-tu-boda

De pajes y meninas

http://fiancee.mx/revista/1097-de-pajes-y-meninas

Boda exprés

http://fiancee.mx/revista/1048-boda-expres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *