Nuestras mujeres se enfadan con razón

Las esposas se enfadan con razón. Fíjense en mi mismo (y perdón por citarme, es para que resulte más ilustrativo). Ella ocupada con los niños y preparando la cena a la vez que la comida de mañana. ¿Y yo? ¿Qué hago yo mientras tanto? Versos. Hace falta…

 

Y no es que escribir
versos sea una ocupación desatinada —aunque hay distintas opiniones sobre
esto—, o que de pronto uno tenga mala conciencia. No. La cuestión está en que
los maridos por lo general carecemos del necesario sentido de la oportunidad.
Llegamos a casa y ni se nos pasa por la cabeza esa compra de alimentos o ayudar
a explicarle al pequeño asunto tan vital como la fotosíntesis (o la
resurrección de los muertos).

 

Qué no, qué no. Que lo
peor es que vamos a lo que vamos. Es decir, al inconmensurable universo de lo
nuestro. ¿Cambiar un pañal? Quita, quita, que mañana tengo una reunión muy
importante. Bueno, al menos podrás sacar la ropa de la lavadora antes del
fútbol. Mujer, ¡qué cosas tienes! ¿No ves que es necesario el precalentamiento?
Y así. Pero como las queremos tanto pensamos: “Cuando termine la primera parte
lo hago”, o “Cuando termine de cuadrar estas cuentas allí estoy, como un
jabato”. Y dejamos para luego lo que no vamos a hacer nunca.

 

Ya sé, ya sé que no
siempre es igual, y que hay algunos maridos que son modelos. Pero no me digan
que es un poco así. Llegas a la puerta y tentado estás de huir como un cobarde.
“Vuelvo en media hora y con un poco de suerte quizá estén todos dormidos”.
Puede que haga yo con estas letras un algo de caricatura. ¿O no? Quizá no
exagero tanto como parece. Puede que hasta se aproxime a lo cierto. El caso es
que somos escapistas, o tendemos a ello. O que disfrazamos el egoísmo de muy
buenos propósitos y loas. Un besito… y a lo nuestro. 

 

No sé, pero a mí me
parece que no debemos dejarlas tan solas. No se trata sólo de los hijos y de la
casa. Se trata de nosotros. Sí, de nosotros. Del matrimonio. Porque el que
tengamos la ternura puesta en ellas, en nuestras mujeres, redunda en un amor
mucho más cualificado. Y ese enamoramiento in crescendo será el quicio de
nuestra fortaleza y de nuestra alegría. E incluso de la perfección de nuestro
trabajo. ¿No han observado ustedes que si andamos reñidos o los gritos se han
subido por las paredes, todo nos da un poco igual? Pues habrá que aplicarse.

 

* Guillermo
Urbizu,
http://es.catholic.net,
portal de formación e información católica, [email protected] Contacta al
autor en www.guillermourbizu.com, [email protected]

 

Artículos relacionados

¿El secreto? Mirarse al espejo

http://fiancee.mx/revista/678-el-secreto-mirarse-en-el-espejo

La familia política

http://fiancee.mx/revista/1212-la-familia-politica

¡Atención a los conflictos!

http://fiancee.mx/revista/345-atencion-a-los-conflictos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *